Arturo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 56 (13783 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
ARTURO

Se estaba volviendo loco, completamente loco. Era un joven de unos 20 años, ojos oscuros, pelo negro y una eterna expresión de tristeza en el rostro. Negras ojeras se dibujaban bajo sus párpados, síntoma, bien de que no dormía todo lo que debiera o bien de que se fumaba algún que otro porro, seguramente, una mezcla entre ambas.
 En realidad, a simple vista, este joven, Arturo, no sediferenciaba demasiado de cualquier otro que paseara por la calle. Quizá un poco más triste, quizá un poco más solitario, pero en conjunto igual.
 
Nadie, a su alrededor, sospechaba que, bajo esa apariencia de normalidad, se escondía una mente enferma y torturada, un alma desgarrada por el dolor y una realidad que cada vez se iba haciendo más y más confusa.
 
Arturo estaba enamorado. Estabatotal y completamente enamorado, con un amor puro, prístino, e inquebrantable.
 
Cada día cuando se levantaba, la imagen de una esbelta chica morena de profundos ojos negros, se dibujaba en su mente. Allí permanecía durante el resto del día, siempre con él, y él siempre solo. Durante cada segundo del día, su mente le torturaba con imágenes y recuerdos de Izara, su único amor.
 
Arturo, inclusohabía llegado a formarse la fantasía de que Izara y él se habían conocido en otra vida, en la cual habían sido amantes (o incluso marido y mujer. Pero seguramente, en esa otra vida las cosas habían ido mal entre ellos y se habían acabado separando. Ella había conocido a otro hombre, y después de ese a otro y a otro, y así durante innumerables reencarnaciones hasta la vida actual. Pero él la habíabuscado, durante todas sus incontables vidas, ya que siempre había estado enamorado de ella. Mas nunca la había vuelto a encontrar. Nunca más había estado con ella y siempre la había amado, durante todas y cada una de sus vidas. La había amado y la había buscado, vanamente.
 
Y ahora la había encontrado, ahora que la línea entre la fantasía y la realidad se desdibujaba en su mente y ya no sabiasi era Louis D’Utreau o Elric McArt. No sabía si vivía en el siglo XX o XII.
 
Arturo, ahora era Arturo y mil personas más.
 
Estaba completamente enamorado de la chica morena de profundos ojos llamada Izara y Morgana, Nelveth y Surïé. Estaba enamorado con un amor más poderoso que el mismo tiempo, un amor que lo torturaba y lo desgarraba, que lo consumía y lo devoraba. Y estaba solo, muysolo. Siglos enteros de soledad, miles de vidas solitarias, cargaban a sus espaldas. Miles de vidas que lo volvían loco.
 
Ahora no sabía en que siglo vivía ni en que ciudad habitaba. Ni tan siquiera sabia ya si su nombre era realmente Arturo. Mas había algo que sí que sabía, con total y absoluta seguridad: que amaba a Izara, que durante años enteros su amor le había ido consumiendo poco a poco, quela única capaz de liberarle de esta tortura era ella y que esta era su única oportunidad de conseguirlo hasta quien sabía cuantos millones de años más.
 
Pero por alguna absurda razón, Izara no quería (o quizá no se daba cuenta), reconocer quien era él y el amor que sentía hacia ella. Había intentado ser su amigo, volver a conocerla poco a poco y hacer que ella lo conociera a él... Había sidoimposible. Ella ya estaba enamorada, tenía novio y quizá ya habían pensado en vivir juntos. Realmente se los veía felices... Mas a Arturo eso no le importaba, ya que ella no le conocía, y no podía saber lo realmente importante que era su amor, que había perdurado durante siglos enteros. Si lo supiera, Arturo estaba seguro, Izara dejaría a su mundano novio y abriría los brazos ante un amormilenario... Pero ahora ya no pensaba así, eso había sido al principio, antes de conocer la cruda realidad: Izara lo repudiaba.
 
Cuando Arturo entraba en una habitación en la que ya estuviera Izara, esta se giraba y le miraba. Era como si tuviera un sexto sentido que le advirtiera de la presencia de Arturo, y, por la mirada cargada de odio y repulsión que le lanzaba, seguramente también le advertía...
tracking img