Canibales y reyes - marvin harris

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 360 (89908 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
       

       MARVIN HARRIS 
     

   

        CANÍBALES Y REYES 

                            Los orígenes de la cultura 
        SALVAT    
Versión española de la obra Cannibals and kings. The origins of cultures de Marvin Harris  Traducción: Horacio González Trejo  

 
cultura Libre  © 1986. Salvat Editores, S.A., Barcelona  © Marvin Harris  © Editorial Argos Vergara, S.A. ISBN 84‐345‐8246‐5 Obra completa  ISBN 84‐345‐8373‐9  Depósito legal NA‐1479 1985  Publicado por Salvat Editores, S.A., Mallorca, 41‐49 ‐ Barcelona Impreso por Gráficas Estella.      Estella (Navarra)   Printed in Spain   

           

1

                                            INTRODUCCIÓN 

 
     Durante  siglos,  el  mundo  occidental  se  ha  sentido  reconfortado  por  la creencia de que el progreso material nunca concluirá. Como prueba de que vivir es  hoy  mucho  más  fácil  para  nosotros  de  lo  que  lo  fue  para  nuestros  abuelos,  ofrecemos  nuestros  coches,  nuestros  teléfonos  y  nuestra  calefacción  central.  Aunque  reconocemos  que  el  progreso  puede  ser  lento  y  desigual  —con contratiempos poco duraderos—, sentimos que, pensándolo bien, será mucho más  fácil vivir en el futuro que en el presente.     Las  teorías  científicas,  en  su  mayoría  formuladas  hace  cien  años,  alimentan  esta  creencia.  Desde  la  superioridad  del  punto  de  vista  de  los  científicos  victorianos, la evolución de la cultura pareció ser un peregrinaje por una escarpada  montaña  desde  cuya  cima  los  pueblos  civilizados  podían  mirar  hacia  abajo  a  los diversos  niveles  de  salvajismo  y  barbarismo  que  aún  debían  superar  las  culturas  «inferiores».  Los  victorianos  exageraron  la  pobreza  material  de  los  así  llamados  salvajes y, al mismo tiempo, inflaron los beneficios de la «civilización» industrial.  Representaron  la  antigua  Edad  de  Piedra  como  una  época  de  grandes  temores  e inseguridades, en que la gente pasaba los días en una incesante busca de alimentos  y las noches amontonada alrededor del fuego, en cuevas incómodas, acosados por  tigres de dientes como sables. Sólo cuando se descubrió el secreto de la siembra de  cosechas,  nuestros  antepasados  «salvajes»  tuvieron  suficiente  tiempo  libre  para  establecerse  en  aldeas  y  construir  viviendas  confortables.  Sólo  entonces  pudieron almacenar excedentes alimenticios y contar con tiempo para pensar y experimentar  nuevas ideas. Esto, a su vez, se supone que condujo a la invención de la escritura, a  las  ciudades,  a  los  gobiernos  organizados  y  al  florecimiento  del  arte  y  la  ciencia.  Luego  llegó  la  máquina  a  vapor,  que  inició  una  nueva  y  más  rápida  etapa  de  progreso,  la  revolución  industrial,  con  su  milagrosa abundancia  de  máquinas  producidas en serie, que ahorran trabajo, y de tecnología, que realza la vida.     No  es  fácil  superar  este  tipo  de  adoctrinamiento.  No  obstante,  un  creciente  número  de  personas  no  puede  evitar  la  sensación  de  que  la  sociedad  industrial  tiene un núcleo falso y que, a pesar de las imágenes de los medios de comunicación  referentes  a  las placenteras  horas  de  ocio,  nuestros  descendientes  tendrán  que  trabajar cada vez más duramente para conservar los lujos de que hoy gozamos. El  gran auge industrial  no sólo ha estado contaminando la tierra con desperdicios y  venenos;  también  ha  vomitado  bienes  y  servicios  cada  vez  de  peor  calidad,  más  caros y defectuosos.    En esta obra, mi propósito consiste en reemplazar el antiguo punto de vista  victoriano  del  progreso,  la  categoría  de  «adelante  y  arriba»,  por  una  explicación  2

más  realista  de  la  evolución  cultural.  Lo  que  ocurre  con  el  nivel  de  vida  de  nuestros  días  ya  ha  ocurrido  en  el  pasado.  Nuestra  cultura  no  es  la  primera  tecnología que ha fracasado. Tampoco es la primera que ha alcanzado sus límites ...
tracking img