Colinas como elefantes blancos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1308 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Colinas como elefantes blancos
Ernest Hemingway

Del otro lado del valle del Ebro, las colinas eran largas y blancas. De este lado no había sombra ni árboles y la estación se alzaba al rayo del sol, entre dos líneas de rieles. Junto a la pared de la estación caía la sombra tibia del edificio y una cortina de cuentas de bambú colgaba en el vano de la puerta del bar, para que no entraran lasmoscas. El americano y la muchacha que iba con él tomaron asiento a una mesa a la sombra, fuera del edificio. Hacía mucho calor y el expreso de Barcelona llegaría en cuarenta minutos. Se detenía dos minutos en este entronque y luego seguía hacia Madrid.
 
 
-¿Qué tomamos? —preguntó la muchacha. Se había quitado el sombrero y lo había puesto sobre la mesa.
 
-Hace calor —dijo el hombre.
 -Tomemos cerveza.
 
-Dos cervezas —dijo el hombre hacia la cortina.
 
 -¿Grandes? —preguntó una mujer desde el umbral.

 -Sí. Dos grandes.

  La mujer trajo dos tarros de cerveza y dos portavasos de fieltro. Puso en la mesa los portavasos y los tarros y miró al hombre y a la muchacha. La muchacha miraba la hilera de colinas. Eran blancas bajo el sol y el campo estaba pardo y seco.
 
 -Parecenelefantes blancos —dijo.
 
  —Nunca he visto uno —. El hombre bebió su cerveza.
  —No, claro que no.
 
  —Nada de claro —dijo el hombre—. Bien podría haberlo visto.

 La muchacha miró la cortina de cuentas.
 
  —Tiene algo pintado —dijo—. ¿Qué dice?

 —Anís del Toro. Es una bebida.
 
  —¿Podríamos probarla?
 
   —Oiga —llamó el hombre a través de la cortina.

      La mujer saliódel bar.

      —Cuatro reales
 
  —Queremos dos de Anís del Toro.
 
   —¿Con agua?
 
   —¿Lo quieres con agua?
 
  —No sé —dijo la muchacha—. ¿Sabe bien con agua?
 
 —No sabe mal.
 
 —¿Los quieren con agua? —preguntó la mujer.
 
 —Sí, con agua.
 
 —Sabe a orozuz —dijo la muchacha y dejó el vaso.
 
  —Así pasa con todo.
 
  —Si dijo la muchacha—- Todo sabe a orozuz.Especialmente las cosas que uno ha esperado tanto tiempo, como el ajenjo.

      —Oh, basta ya.

      —Tú empezaste —dijo la muchacha—. Yo me divertía. Pasaba un buen rato.

      —Bien, tratemos de pasar un buen rato.

      —De acuerdo. Yo trataba. Dije que las montañas parecían elefantes blancos. ¿No fue ocurrente?

      —Fue ocurrente.

      —Quise probar esta bebida. Eso es todo lo quehacemos, ¿no? ¿Mirar cosas y probar bebidas?

      —Supongo.

      La muchacha contempló las colinas.

      —Son preciosas colinas —dijo—. En realidad no parecen elefantes blancos. Sólo me refería al color de su piel entre los árboles.

      —¿Tomamos otro trago?

      —De acuerdo.

      El viento cálido empujaba contra la mesa la cortina de cuentas.

      —La cerveza estábuena y fresca —dijo el hombre—.

      —Es preciosa —dijo la muchacha.

      —En realidad se trata de una operación muy sencilla, Jig —dijo el hombre—. En realidad no es una operación.

      La muchacha miró el piso donde descansaban las patas de la mesa.

      —Yo sé que no te va a afectar, Jig. En realidad no es nada. Sólo es para que entre el aire.

      La muchacha no dijo nada.      —Yo iré contigo y estaré contigo todo el tiempo. Sólo dejan que entre el aire y luego todo es perfectamente natural.

      —¿Y qué haremos después?

      —Estaremos bien después. Igual que como estábamos.

      —¿Qué te hace pensarlo?

      —Eso es lo único que nos molesta. Es lo único que nos hace infelices.

      La muchacha miró la cortina de cuentas, extendió la mano ytomó dos de las sartas.

      —Y piensas que estaremos bien y seremos felices.

      —Lo sé. No debes tener miedo. Conozco mucha gente que lo ha hecho.

      —Yo también —dijo la muchacha—. Y después todos fueron tan felices.

      —Bueno —dijo el hombre—, si no quieres no estás obligada. Yo no te obligaría si no quisieras. Pero sé que es perfectamente sencillo.

      —¿Y tú de...
tracking img