Comentario psicologico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (322 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
“El loro que pedía libertad”
Miguel Ángel Santos Guerra

Casi todos nosotros damos consejos a nuestros familiares, amigos..Les decimos qué está bien, qué está mal, cómo lo haríamos nosotros…,mostrando con ello un total desconocimiento de uno mismo, al no darnos cuenta de que nuestra vida no refleja aquello que predicamos con la palabra.
Si en algún momento o circunstancia somosconscientes de lo que estamos hablando, del discurso que estamos soltando (casi siempre, sin pedírnoslo) y hay una gran fosa entre nuestras palabras y los hechos que practico, se nos debería caer lacara de vergüenza, enrojecer hasta las orejas, y que nuestro oyente se dé cuenta de nuestra falsedad y “bonita fachada”, amén de que debería enfadarse con nosotros por mostrar una falta de respetototal hacia su persona.
Si esta falta de coherencia entre lo que decimos y lo que expresamos con nuestro comportamiento se aplica en el ámbito educativo, en la escuela, nuestra responsabilidades aún mayor. Los niños y adolescentes son campos sin cultivar y si sembramos unos modelos de conducta poco sinceros, deshonestos, con dobleces, obtendremos ciudadanos hipócritas, que no soncapaces de hacer lo que sus bocas predican, como si fueran loros que repiten y repiten y esas palabras no alcanzan el corazón.
Últimamente nuestra sociedad está reflejando, en los movimientos 15- M, elhartazgo por la gran hipocresía social y las diferencias entre las palabras y los hechos que presentan nuestros políticos, banqueros, religiosos,…Estos movimientos nos sacuden en nuestroconformismo e incluso intentan tirar de ti para levantarte y cambiar bastantes cosas de tu vida ( es como el amigo del relato que le abre la jaula al loro), pero si no queremos salir de nuestro pequeñomundo dividido entre la teoría y la práctica, nada se puede hacer. Y si además somos educadores transmitiremos el virus de la incoherencia por los siglos de los siglos. Ojalá, que así no sea.
tracking img