Constituyente revolucionario

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1930 palabras )
  • Descarga(s) : 1
  • Publicado : 13 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL CONSTITUYENTE REVOLUCIONARIO
Medios violentos para reformar o derogar la Constitución. Concepto de revolución.
El único procedimiento jurídico para alterar cualquier texto constitucional es el previsto por el artículo 135. No son jurídicos los procedimientos pacíficos diversos al anterior, como serían la consulta directa al pueblo, la reunión de un Constituyente ad hoc, la ratificación porconvenciones especiales, etc., porque no hay en la Constitución ningún órgano con competencia para iniciar ni realizar ninguno de esos procedimiento.
Entendemos por revolución la modificación violenta de los fundamentos constitucionales de un Estado. Excluimos del concepto de revolución las rebeliones. Desde la revolución de Ayutla, sólo ha habido en México otra revolución, laconstitucionalista de 1913, que como aquélla vario en forma violenta los fundamentos constitucionales del Estado Mexicano.
Fundamentación moral y no jurídica, del derecho a la revolución.
El derecho a la revolución tiene una fundamentación moral, nunca jurídica. Este derecho es frecuentemente confundido con el derecho de resistencia del pueblo contra el poder político. Hay quienes lo admiten cuando el poderpolítico desconoce y vulnera los principios fundamentales del derecho natural. Pero jurídicamente el derecho a la revolución no existe. “Un derecho legítimo a la revolución es decir, a la violación del Derecho, no puede existir nunca”.
Con frecuencia el orden jurídico es injusto, pero su violación es y origina una injusticia aun peor. Con la introducción de las modernas Constituciones y de laforma parlamentaria de la representación popular ha desaparecido paulatinamente la idea de un derecho de resistencia, jurídicamente fundando, frente al poder político, dando entrada a la concepción ahora dominante de que un derecho semejante puede ser reconocido, a lo sumo, como puramente moral. En el Estado de Derecho Constitucional no puede ser reconocido un derecho del pueblo a la revolución,porque allí donde existen medios jurídicos que ofrecen al pueblo la posibilidad legal de alcanzar una reforma del orden político de acuerdo con sus necesidades jurídicas, puede decirse que está asegurada la justicia. Hay pues, en nuestro derecho, como manifestación de la superlegalidad constitucional, el principio de que la ley suprema no está al alcance de las revoluciones; es lo que la mismaConstitución llama “inviolabilidad constitucional”.
Invalidez original de la Constitución de 1917
Casi todos nuestros regímenes reconocidos posteriormente como constitucionales, han tenido su origen en el desconocimiento por la violencia de una Constitución anterior. Ello acaeció con nuestra Constitución actual, que viola a la de 1857 en su artículo 128, idéntico al 136 de la vigente. En el mes defebrero de 1913 un grupo de militares y civiles llevó a cabo un cuartelazo en la ciudad de México contra el gobierno legítimo del presidente Madero. En su iniciación, el cuartelazo de la Ciudadela, no fue sino un reto a la legitimidad en nombre de valores sociales, pero después de varios días de lucha en la Capital de la República, el jede de las fuerzas leales al Gobierno, general VictorianoHuerta, traicionó al presidente Madero, aprehendiéndolo juntamente con el vicepresidente Pino Suárez; los defensores de la Ciudadela se unieron al traidor, mediante un pacto firmando en la embajada de Estado Unidos. Es desde entonces desde ese momento que se modifica la situación jurídica, por renuncia del presidente y del vicepresidente, se sustituyó a aquél de acuerdo con el artículo 81 de laConstitución de 1857, por el Secretario de Relaciones, quién designo de secretario de gobernación a Huerta y renunció a su encargo, en virtud de lo cual Huerta ocupó la presidencia. La Cámara de Diputados aceptó las renuncias, las formalidades constitucionales se habían observado impecablemente. Ni Madero ni Pino Suárez negaron sus renuncias, ni la Cámara de Diputados tuvo la gallardía de negar su...
tracking img