Criminologia humanista

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4539 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
1. INTRODUCCIÓN
 
 
En torno a los problemas públicos el discurso colectivo suele organizarse en términos de tres dimensiones, que representan modos distintos pero interrelacionados de abordar el tema1. La primera de ellas es el discurso de la censura, cuya función es, precisamente, señalar la existencia del problema. La censura se ocupa de caracterizar negativamente algúnfenómeno y, por ende, representa una actitud valorativa. En segundo lugar, encontramos las afirmaciones sobre las causas, características y consecuencias de la condición identificada como problema. Estas afirmaciones representan descripciones y explicaciones del fenómeno. Y en tercer lugar, encontramos los llamados para resolver el problema o las propuestas específicas de intervención ante el mismo.Este tipo de discurso apunta hacia la acción.
 
El discurso público es producto de muchos individuos, grupos e instituciones, cada uno con sus intereses propios y su modo particular de enfocar el tema. Sobre el problema de la delincuencia, por ejemplo, escuchamos o leemos las opiniones de políticos, profesionales, periodistas y miembros del público. En Venezuela, por lo menos,los políticos suelen optar por el discurso de la censura, y los profesionales por las descripciones y explicaciones de la delincuencia, mientras que los periodistas y el público ofrecen una heterogeneidad de discursos dependiendo de sus intereses individuales2.
 
Ahora bien, pese a las variaciones en opinión y orientación, el discurso público sugiere un modelo para el abordajemás sistemático del tema de la delincuencia. 
 
Así, independientemente de la preferencia de un comentarista cualquiera por una u otra de las dimensiones anteriormente identificadas, podemos argumentar que las tres son necesarias si hemos de obrar de manera racional, aceptable y con alguna posibilidad de éxito, ante el problema de la delincuencia. Sin el discurso de censura, notendríamos un problema, dado que careceríamos de la evaluación negativa de situaciones o circunstancias que, como hemos visto, constituye el fundamento del mismo. Sin las descripciones y explicaciones, no tendríamos una aprehensión clara de las dimensiones del problema o del efecto de las acciones implementadas como soluciones. Y sin el discurso práctico, no llegaríamos a la intervención, oresolución de problemas.
 
Si lo pensamos un poco, el desarrollo óptimo de cada una de estas dimensiones discursivas requiere el ejercicio de tres disciplinas importantes. Así, la censura remite al campo de la ética; las descripciones y explicaciones denotan la presencia de la ciencia; y el discurso práctico lleva a la intervención ante el problema, la cual también llamaremos praxis3.Sin embargo, invocar a estas actividades intelectuales no debe ocultar las dificultades que cada una enfrenta al momento de requerir sus servicios para el abordaje del problema de la delincuencia. Basta con algunas preguntas sencillas para darse cuenta de ello: ¿cómo definir el delito? ¿qué sabemos sobre las causas de la delincuencia? y ¿cómo reducir la delincuencia o aminorar sus efectos? Lasrespuestas no son fáciles de elaborar; de hecho, podrían llevar a reflexiones tan extensas como para ocupar toda una vida. Sin embargo, pese a los retos que enfrentamos, son estas las actividades que necesitamos si hemos de obrar racionalmente ante el fenómeno de la delincuencia. Es más; podemos afirmar que el abordaje del problema de la delincuencia arroja los mejores resultados sólo cuando secombinan la ética, la ciencia, y la praxis. Ello representaría la construcción y ejercicio de una criminología humanística, concepción que guía el planteamiento aquí propuesto.
 
Como perspectiva filosófica, el humanismo tiene una larga tradición y una variedad de concepciones e interpretaciones. De los múltiples principios que ellas encierran, queremos enfatizar tres, que son...
tracking img