Cuba,

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 103 (25515 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
CUBA, EL SOCIALISMO Y LA LIBERTAD: UNA VISIÓN DESDE EL ANARQUISMO
Daniel Barret




INTRODUCCIÓN



"Libertad ilimitada de propaganda, de opinión, de prensa, de reunión pública o privada...Libertad absoluta para organizar asociaciones, aunque sean con manifiestos fines inmorales...La libertad puede y debe defenderse únicamente mediante la libertad: proponer su restricción con elpretexto de que se la defiende es una peligrosa ilusión. Como la moral no tiene otra fuente, ni otro objeto, ni otro estimulante que la libertad, todas las restricciones a ésta, con el propósito de defender a aquélla, no han hecho más que perjudicar a una y a otra."

Mijail Bakunin


"Queremos libertad, y creemos que es incompatible con la existencia de cualquier poder, cualesquiera que sean suorigen y su forma, impuestos o elegidos, monárquicos o republicanos, inspirados en el derecho divino o en los derechos del pueblo."

Piotr Kropotkin


"A los anarquistas les compete la especial misión de ser custodios celosos de la libertad, contra los aspirantes al poder y contra la posible tiranía de las mayorías."

Errico Malatesta


Los pueblos no rompen relaciones y los gobiernos puedenhacerlo todas las veces que lo deseen; siempre y cuando sea en nombre propio, sin más invocaciones que sus ocasionales y mezquinos intereses, no mediando argumentos y "representaciones" que pretendan cubrir un radio más amplio que el de sus dominantes caprichos y en cada circunstancia que ello no involucre, directa o indirectamente, perjuicio alguno para la gente común y corriente: he aquí unamáxima probable, a partir de la cual evaluar desde un punto de vista anarquista las escaramuzas verbales de los meses de abril y mayo de 2002 entre las cancillerías de Uruguay y Cuba y la consiguiente ruptura de relaciones diplomáticas entre ambos países o cualquier otra situación de idéntico o aproximado tenor.

Máxima que, sin embargo, quizás debamos desechar parcial o totalmente en el momentomismo de formularla, en tanto cualquier escarceo teórico -por ingenuo que sea- nos informará inmediatamente que es imposible separar o poner a buen resguardo a la gente indefensa de las acciones en las que sus gobiernos pretenden preservar, en el plano de las relaciones internacionales como en cualquier otro, sus insignificantes y arrogantes dignidades; algo de lo cual toda guerra convencionalconstituye un ejemplo magnífico y extremista.




Pero, no interesa demasiado en este momento abundar en el asunto[1] y -a efectos de ahorrarnos la exposición detenida de reflexiones varias sobre el punto- bien podemos nosotros ahora plegarnos a pies juntillas a buena parte de las posiciones sostenidas por la izquierda uruguaya en torno al tema. Por lo pronto, nos resulta enteramente condenable ydigna del mayor de los desprecios esa conducta propia de los anélidos que consiste en barrer la tierra con el pecho y transformarse en el oscuro y genuflexo brazo ejecutor de los antojos destemplados, las arbitrariedades sin cuento y los desplantes inmisericordes del más poderoso de los Estados contemporáneos. Estamos dispuestos, por lo tanto, a sostener en forma convencida y convincente que elgobierno uruguayo fue estimulado por los Estados Unidos -vaya uno a saber cómo y exactamente a cambio de qué-[2] para adoptar la conducta diplomática que finalmente adoptó: proponer, en la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, la realización de una visita inspectiva del organismo a efectos de registrar la situación por la que atraviesa tal problemática en la Cuba actual.

Estamosdispuestos, también, a sostener que la posición uruguaya no está animada por ningún genuino sentimiento principista, que no existe coherencia diplomática que la sostenga -la actitud respecto a los acontecimientos recientes en Venezuela y Palestina alcanzan y sobran para demostrarlo- y que, ni este gobierno ni los anteriores, pueden constituirse en paladines y ejemplos de un reclamo político y...
tracking img