Cuento

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (541 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Lo que guarda aquel piano viejo

Él, sin amor, sólo la amarga y melodiosa compañía de su piano de cola que tocaba cada noche en aquel viejo BAR. Sufría por la soledad y por el desprecio deaquella mujer que tanto amaba, y que solamente le había roto el corazón. Tantos años de ilusión y de esperanza, pero el corazón de Lorena no respondía al suyo. Lo único que conseguía Manuel, era quecada día se destrozara más su corazón.

Recordaba cada noche sus tres más grandes amores, discutía con su almohada sus errores, sus aciertos y sus desgracias. Y era una rutina que sinceramente niel le encontraba sentido.

Manuel no pensaba quedarse con los brazos cruzados, de alguna forma Lorena debía de corresponderle su amor. Por eso buscaría la forma de que ella solo fuera paraél. Manuel es un hombre egoísta y que siempre consigue lo que quiere, y esta vez no sería la excepción.

Una noche más, se encontraba Manuel tocando el piano en ese BAR que le había traído muchascosas buenas como malas, y una de estas últimas fue la llegada de Lorena, que cada noche de viernes iba con un amigo diferente a tomar tres copas de vodka. Pero esa noche, algo extraño sucedió, Lorenallegó sola, y por lo tanto Manuel decidió hablarle. Tal vez era la oportunidad de comenzar ese plan que tanto le había estado dando vueltas en la cabeza. Se le acercó y dijo:

- ¿No vieneacompañada, Señorita?-
- No, pero le agradecería que me hiciera compañía, no soy de esas mujeres que gustan de venir solas. – contestó Lorena.

Así Manuel le fue haciendo la plática hasta que elladejó la arrogancia y simuló que Manuel le agradaba. Tanto duró la charla que quedaron de verse en el parque del Centro de la Ciudad para terminarla e ir por un café.

Sin embargo, Manuel no ibacon esas intenciones, sabía que era la mejor oportunidad para lograr que Lorena solo fuese para él.

Llegó al parque justo a la hora acordada, las doce del día. Vió a Lorena a lo lejos, corrió...
tracking img