De la ingenuidad ¿imbécil? y las causas justas de la izquierda. la cooperación eta-farc

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1717 palabras )
  • Descarga(s) : 12
  • Publicado : 24 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
De la ingenuidad ¿imbécil? y las causas justas de la izquierda
La cooperación ETA-FARC era un secreto a voces, configurando un haz de intercambios y apoyos internacionales entrecruzados
Ignacio Fernández de Mata

El auto del juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha hecho más que desvelar pretendidos ataques guerrilleros en suelo español con colaboración etarra y ocasionar un conato deconflicto con Venezuela: ha puesto encima de la mesa la necesidad de una reflexión sobre las redes de apoyo y colaboración que trenzan organizaciones terroristas aprovechando un cierto ingenuismo irresponsable de las izquierdas. También evidencia la necesidad que tiene la sociedad democrática de promover sus valores y no quedarse impávida frente a la manipulación torticera y vociferante de losradicales.
Es verdad que mucho antes de este auto, la cooperación ETA-FARC era un secreto a voces, configurando un haz de intercambios y apoyos internacionales entrecruzados que la izquierda radical había ido cultivando proverbialmente. Instancias controladas o dependientes de las estructuras militares terroristas como Askapena, para el caso de ETA, o la Coordinadora Continental Bolivariana -CCB- enel de las FARC, construyen espacios de interrelación y apoyo en los que la mística del guerrillero se mezcla con mensajes de opresión, persecución y lucha de clases, con dosis de teologías liberalizadoras junto a otras fanatizadoras, configurando un discurso que pretende para estos movimientos terroristas el papel de víctimas de la historia.
Esquemáticamente podrían condensarse los viejospostulados de la Izquierda en la aspiración de un bien colectivo igualitario desde la base social, frente a la salvaguarda de la posesión y derechos detentados por el individuo-propietario de la derecha. Ésta se considera heredera de un proyecto social sancionado por la divinidad-garante, confiriendo un sentido de orden moral a su interpretación sociohistórica continuista -conservadora-. La izquierda, porsu parte, ha generado su propio sentimiento de legitimidad incuestionable a partir de la asunción de un redentorismo de los desfavorecidos en la historia -y no en un horizonte mítico- frente al percibido como egoísmo de clase de la derecha. La convicción en ambas orillas ideológicas de su superioridad moral ha generado discursos exclusivistas y conflictivos, un espíritu de grandes palabras que,en los casos extremos, devienen en un totalitarismo moral que justifica toda acción y estrategia al servicio de los fines propuestos. Los nacionalismos extremos son igualmente hijos de estas actitudes.
Históricamente, las izquierdas han sido, por definición, internacionalistas: apoyan/recogen como propias las luchas de justicia de los sectores oprimidos o marginados cercanos y lejanos. En suproceso de conformación han construido sus ideologías por medio de rotundas simbologías y otros elementos de adscripción. Estas militancias de fuerte carga identitaria, al igual que sucede con ciertas experiencias religiosas y/o rituales, generan un particular espíritu de grupo: communitas, un sentimiento de comunidad singular. Así, emoción e ideario compartido generan la unión de heterogéneos,produciéndose la necesaria cohesión y confianza entre sus miembros para pasar a conformar una comunidad imaginada. En este caso, internacional.
Muchos movimientos de izquierda -hoy especialmente los más minoritarios- se han adherido a causas de terceros que exigían su solidaridad internacional, presos de un ingenuismo voluntarista, sin molestarse por conocer cabalmente a sus distantes camaradas.Irresponsablemente emprenden campañas de apoyo y financiación, de promoción ideológica, de legitimación y enaltecimiento de la mística de la violencia armada, desacreditando informaciones independientes contrarias a sus patrocinados... En fin, que la invocación de la liberación o la justicia social lleva a convivir sin aparente contradicción en estas redes, al marxismo-leninismo más fanático con...
tracking img