De wittgenstein a nietzsche

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2117 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
DE WITTGENSTEIN A NIETZSCHE

Trataremos de excepciones, de prevenciones de una imponderable extensión, de páginas que habrían extraviado su claridad —para recuperarla junto con otras—, sólo bajo la forma del aforismo. De la literalidad que le concierne, desde que la filosofía se ha visto interpelada —de hecho o de derecho— por la metáfora. Así, habremos hablado de opciones: o la derivacióngeneralizada, o la derivación “en problemas”, o la derivación interdicta.
De otro lado, trataremos también de la necesidad de resistir el imperativo de la opción, sobreponiéndonos al descrédito que lo circunda, habiéndose tornado preferible permanecer en un estado de examen perpetuo por el que se habrá de conseguir —si de eso se trata— ampliar (quizá) el registro de las prevenciones, sinpretender que ello evite la precipitación; por esa ampliación se habrá hecho a su turno, por el contrario, más y más inevitable.
Sea, por ejemplo, el aforismo. Su condición y su elemento es la espacialidad —si fragmenta esa espacialidad es sólo porque se quiere discontinuo, sin articulación con (en) el tiempo. Rehuye el tiempo, cerrándose sobre sí mismo, haciéndose de nuevo cada vez sincrónico,autorreferencial. Hunde todo sentido cada vez que el sentido está en riesgo de tornarse simplemente sentido [1].
¿Resignar el sentido? ¿Cometer su expulsión? ¿Realizarla? ¿Dónde reconocemos semejantes empresas? ¿Hay filosofía todavía en ellas? Más bien preguntémonos: ¿por qué reconocer la filosofía sólo en aquellas formas del discurso en que impera el sentido (o las garantías del sentido, llámenseellas formalización, conceptualización, estructuración, en fin: todos los nombres de esa metonimia milenaria que es la del logocentrismo)? ¿Por qué no es posible entender que aquello que se resiste a la metonimia logocéntrica es también filosofía? (¿Es aun filosofía?) [2]. Si es cierto que una de esas empresas —la de los “juegos de lenguaje”— ha puesto en jaque algunas de las bases de la metáfora,hasta el punto de volver interdicta la idea misma de derivación, ¿es ello suficiente para retirarla del escenario filosófico? ¿Si, además, semejante empresa se ha permitido de todos modos mantener algún trato con la metáfora [3] pero sólo con aquella que traza del lenguaje —con fines heurísticos—una imagen arquitectural, espacial, topológica, es de nuevo un motivo para exiliarla? [4].
Sea laserie recurrente de referencias por las que Wittgenstein intenta pensar el lenguaje según imágenes de la ciudad [5]
(Con lo que tendremos el punto de partida para el análisis que nos habrá conducido a Nietzsche: el lenguaje puesto a funcionar según una topología que encuentra su motivación en lo que sólo provisoriamente aceptaremos denominar el gusto wittgensteiniano por la vulgarización [6], —obanalización de la metafísica, como también ha sido entendido, en términos de una cuestión de mayor gravedad—. Pero para ir de Wittgenstein a Nietzsche —sin demasiadas prevenciones— nos habrá sido necesario sostener una idea diferente de ese presunto gusto por lo vulgar u ordinario con que se lo señala al filósofo-arquitecto).
Sea una paradoja (¿y su disolución?):

“29. Quizáse diga: el dos sólo puede definirse ostensivamente así: “Este número se llama ”dos””. Pues la palabra “número” indica en qué lugar del lenguaje, de la gramática, ponemos la palabra. Pero esto significa que la palabra “número” tiene que ser explicada antes de que esa definición ostensiva pueda ser entendida.—(...) Bueno, sólo tenemos que explicarlas.—¡Explicarlas, pues, por medio de otraspalabras! ¿Y qué pasa con la última explicación en esta cadena? (No digas: “No hay una “última” explicación. Eso es justamente como si quisieras decir: “No hay una última casa en esta calle; siempre se puede edificar una más".) (subrayado en el original) [7].

Nos aventuraríamos a decir que la paradoja se disuelve precisamente porque ella supone la linealidad y la derivación temporales como notas...
tracking img