Derecho del trabajo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3730 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Fedón – Platón

INTRODUCCION
Equécrates, le pide a Fedón que relate la conversación que Sócrates mantuvo con sus amigos en ese día tan dramático.
PRIMERA PARTE:
Dado que a Sócrates, aún hacía poco que le habían soltado los grilletes, aprovecha para hacer unas reflexiones en alto acerca de la naturaleza del Placer .
Cebes le pregunta acerca de unos poemas que Sócrates compuso en honor aldios Apolo y sobre unos versos de las fábulas de Esopo.
Sócrates contesta que compuso tales poemas con el objeto de intentar averigüar el significado de ciertos sueños . Encarga le exponga a Eveno las razones reales que le llevaron a realizar tales composiciones y que le diga que si es hombre sensato le siga lo más rapidamente posible.
Simmias protesta ante el consejo que Sócrates envía a Eveno. Yes que no resulta inteligible, afirma Simmias, señalar que el verdadero filósofo ( siempre sin ejercer violencia sobre sí mismo) debe estar deseoso de seguir al que se muere.
Sócrates justifica tal afirmación acudiendo a lo que les decía a los griegos la tradición y la mitología . Estas justifican el hecho de que uno no debe darse muerte a sí mismo, aún a sabiendas de que esta vida es unaespecie de presidio. Y es, que aún siendo la vida una especie de carcel, al mismo tiempo, los hombres somos posesiones de los dioses y, por ello, no nos está permitido tomar la justicia por nuestra mano. Hay que esperar a que la divinidad envie un motivo imperioso, como el que ahora, afirma Sócrates, parece habérsele presentado a él.
Cebes afirma que aunque lo que Sócrates acaba de decir, acerca delporque no debería uno actúar violentamente contra sí mismo, es algo verosimil; lo que no ve nada claro es el otro punto que Sócrates tambien ha defendido, es decir, que los verdaderos filósofos deberían estar dispuestos a morir con gusto. Y afirma que, a la luz de lo argumentado por Sócrates hasta ahora, sobre que somos posesiones de los dioses, defender tal postura parece algo absurdo . Y es que sies cierto que los hombres sabios se encuentran en esta vida protegidos por los dioses, ¿por qué suponer que en la otra vida se va a estar mejor y,  por ello, desear la muerte? Parece que este contexto, unicamente los hombre insensatos deberían desear la muerte. Los sensatos nunca.
Sócrates reconoce la fuerza del argumento de Cebes -que Simmias apoya- y, por ello, señala la necesidad de tener quedefenderse ante ellos del modo más convincente posible.
SEGUNDA PARTE:
Sócrates comienza reconociendo que si no estuviese convencido de que trás la muerte iba a reunirse con hombres más sabios y mejores que los de aquí y con dioses que son amos excelentes, entonces cometería una falta si no se irritase con la muerte.
La fundamentación reposa sobre los siguientes aspectos:
Un hombre que dedicasu vida a la filosofía es lógico que se muestre animoso en el momento de su muerte. Y es que los que se dedican a la filosofía no practican otra cosa que el morir y estar muertos , considerando que la muerte es la separacion entre el alma y el cuerpo.
La ocupación del filósofo no versa sobre las cosas del cuerpo , sino, al contrario, consiste en estar separado lo más posible de él, aplicándoseal alma.
La Sabiduría y la Reflexión se producen mucho mejor cuando no les perturba ninguna de las cosas corporales de esta vida. Lo justo en sí o lo bello en sí nunca son percibidos con los ojos del cuerpo, sino empleando el pensamiento en sí mismo, en toda su pureza y al margen de las realidades de esta vida.
Mientras tengamos el cuerpo, nuestra alma está mezclada con el mal de esta vidacorporal. Por ello, en tal estado, jamás alcanzaremos lo que deseamos de verdad. Sólo es posible alcanzar tal saber cuando hayamos muerto, ya que es cuando el alma existe sólo consigo misma.
Si todo lo dicho hasta ahora es verosimil y razonable, entonces existe una gran esperanza de que, una vez llegada la muerte, alcanzemos, en el lugar de los muertos, aquello por lo que el verdadero filósofo se ha...
tracking img