Diplomacia acepcciones

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1282 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 20 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Con frecuencia la etimología de una palabra puede decirnos mucho de su acepción. Según Monleau “diplomacia” viene del griego diploos –doble- y en ese sentido se referiría a aquello que se dobla o a aquello de lo cual se guarda duplicado. Tal es el caso de los papeles, despachos, bulas y demás documentos de los cuales se guarda original, enviándose el duplicado al destinatario. De ahí salió –enesa doble acepción- el sentido actual de diplomacia que quiere decir “servicio de los estados en sus relaciones internacionales”. Otra acepción desfigurada nos lleva a confundir diplomacia con cortesanía aparente o interesada o bien con política, dando a esta palabra el sentido de arte o traza con que se conduce un asunto o los medios que se emplean para alcanzar un fin determinado. Al diplomáticole vuelcan en los diccionarios de sinónimos una carretada de vocablos; entre los muchos sentidos que Barcia da a esta palabra se encuentran los equivalentes de disimulado, astuto, sagaz, ladino.
Si de los diccionarios pasamos a los tratados vemos que el tratadista español Ricardo Spatano tiene por diplomacia a la ciencia de las relaciones exteriores de los Estados y al arte de las negociaciones.En definitiva, la diplomacia es lo contrario de la guerra. Por eso en la iconografía clásica la diplomacia está representada por una majestuosa mujer que ciñe su frente con una corona de laureles, que pisa trofeos guerreros destrozados.
En la diestra tiene una pluma y con la izquierda sujeta un papel desplegado que dice: “mis poderosas armas son la persuasión, la sagacidad, la cautela y lasabiduría”.
Es necesario, pues, formar hombres que no sólo posean condiciones de talento, de habilidad, de tacto, sino que además sepan encauzar éstas condiciones por caminos que ofrezcan mayores probabilidades de éxito. Porque si bien la ciencia es la medida de la verdad, el arte es la medida del hombre. La diplomacia es una arte en el que todo está condicionado a las cualidades y méritos de suscultores. La historia de la diplomacia es, pues, la historia de sus grandes hombres, de sus Dosat, Temple, Torcy, Trautmansdorf, Kaunitz, Bismarck. Y ha tenido también sus mártires. Quizás el primer hombre que pagó con su vida el cumplimiento de una gestión diplomática fue Dicetas, orador tebano que floreció doscientos años antes de nuestra Era. Enviado por su patria junto a Quinto Marco Filipo, quegobernaba Calcis, para disculpar a Tebas por haberse unido a Perseo, al llegar a su destino los tebanos refugiados en Calcis, en castigo por haberse unido a los romanos, lo encerraron en una torre. Dicetas se suicidó en prisión. Existieron así mismo las mujeres diplomáticas. Por las condiciones de carácter que hay que poner a prueba; quizás no hayan sido mujeres muy afectas a la diplomacia. Sinembargo, las ha habido, y muy felices en sus gestiones. Tal es el caso de Renée du Bec, viuda del Mariscal de Quebriant, nombrada formalmente embajadora y acreditada como tal por Luis XIV ante Ladislao IV, rey de Polonia en 1646. Se conoce en la historia con el nombre de “Paz de las damas” al tratado de Combrai elaborado por la madre de Francisco Iº y la archiduquesa de los Países Bajos, tía de CarlosV, en calidad de plenipotenciarios.
El caso más curioso de la historia de la diplomacia fue el de Eon de Beaumont, en el siglo XVIII. Después de haber servido en los ejércitos de Luis XV fue nombrado por este monarca su agente secreto, primero en San Petesburgo y después en Londres. Secretario de la embajada del duque de Invernáis, puso en juego tales condiciones de simpatía y don de gentes que elrey Jorge III lo honró con la misión de ser él en persona quien llevara a Francia la ratificación del Tratado de Paz. Pero, siendo Ministro plenipotenciario reveló el secreto de algunos documentos, y fue destituido. Más tarde, a raíz de un ruidoso proceso entablado en 1777, se difundió que Eon de Beaumont era mujer y no varón. No teniendo nada que hacer en Londres, este curioso personaje...
tracking img