Don manuel martínez blanco

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (340 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Don Manuel Martínez Blanco tenía lo que la sorna asturiana llama una frágil salud de hierro. A sus 101 años, jugueteaba con los numerosos achaques que la vida y el tiempo le habían proporcionado enuna partida que hasta ahora siempre había ganado. Comía sin contemplaciones digestivas y dormía con facilidad, lo que proporcionaba a su corpachón de hombre de aldea las energías necesarias paraafrontar cada nuevo envite. Hasta que recientemente sufrió una neumonía. Ingresó en el hospital y, a fuerza de una eficiente dosis de antibióticos, volvió a dar esquinazo a los malos augurios que acechana los centenarios.

Pero ya nada fue igual. En la batalla perdió a uno de sus grandes aliados, el apetito. Y así, sin fabada y sólo con algunas cucharadas de yogur, fue consumiéndose hasta queayer ayer falleció, dejando tras sí un ejército de alumnos agradecidos y privilegiados después de casi medio siglo de enseñanza.

Gijonés de Mareo, seguramente siempre supo que quería ser maestro.De los de antes, de los de tiempos de penurias y escasa demografía. Por eso, recién salido de la Escuela Normal de Oviedo, realizó un itinerario docente por Llanera y Villaviciosa para poderpresentarse con más experiencia a su primera escuela en propiedad. Fue en Cardo, Gozón, desde donde se fue un curso a Madrid antes de comenzar a desarrollar su ingente tarea en Gijón, su destino definitivo,donde estuvo «41 años, dos meses y 14 días», hasta que el 2 de setiembre de 1976 la edad de jubilación le obligó a abandonar la gran pasión de su vida.

Tantos años de docencia, sus alumnos dicenque de maestría, dejó Gijón sembrado de cientos de generaciones que conocieron su espíritu entregado en las aulas de la Escuela Graduada de la carretera de Ceares. Primero, en su ubicación de la callede Jovellanos; más tarde, en la del Humedad, después, en el viejo Parque de Bomberos y, finalmente, en la calle de la Merced, donde hoy continúa con el nombre ya cambiado. Es el colegio público...
tracking img