Educar para la convivencia intercultural

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2138 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 14 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Educar para la convivencia intercultural
José Antonio Jordán Sierra
Universidad Autónoma de Barcelona
Nuestras sociedades están tomando, a raíz de la acelerada globalización e inmigración, una configuración mestiza. Aunque no faltan quienes intentan evadir esa realidad, apostando por una dinámica monocultural, la evidencia fáctica se impone en la práctica de mil formas invitando a un cambio dementalidad cívica y pedagógica.
El reconocido informe Delors (1996), ya anunciaba hace unos años que los pilares en que debía basarse la tarea educativa debían alcanzar el alma de los aprendizajes más preciados y urgentes en nuestros tiempos: esto es, el “saber ser” y el “saber convivir”:

“El profundo cambio de los marcos tradicionales nos exige comprender mejor al Otro, comprender mejor sumundo; exigencias éstas, pues, de entendimiento mutuo, de diálogo pacífico y de armonía, es decir de aquello de lo cual, precisamente, más carecen nuestras sociedades. Esta posición lleva a la Comisión a insistir especialmente en uno de los cuatro pilares presentados como las bases de la educación: aprender a vivir juntos (…), a fin de crear un espíritu nuevo que impulse la realización de proyectoscomunes así como a la solución inteligente y pacífica de los inevitables conflictos, gracias justamente a esa comprensión de que las relaciones de interdependencia son cada vez mayores, y a un análisis compartido de los riesgos y retos del futuro. Una utopía, pueden pensar algunos, pero una utopía necesaria (…) Y, ¿cómo aprender a vivir juntos en la ‘aldea planetaria’ si no aprendemos a(con)vivir en las comunidades a las que pertenecemos por naturaleza: la nación, la región, la ciudad, el pueblo, la vecindad?”.

Como apunta al final dicho informe, para “vivir juntos” a nivel de sociedad global lo más operativo es aprender a hacerlo en contextos más discretos; uno de ellos es, sin duda, el escolar. Así, lo expresa Tedesco, anterior director del Bureau Internacional de Educación de laUnesco:

“La escuela es uno de los pocos ámbitos de socialización en que es posible ‘programar’ experiencias de contactos entre sujetos diferentes, de encuentros que permitan enriquecerse con la cultura de las otras personas. Así, aprender a vivir juntos en el contexto escolar no ha de significar meramente tolerar la existencia de otro ser humano, sino respetarlo porque se le conoce y se le valoradentro de un clima de cercanía”.

Pero “vivir juntos” puede significar, al menos, dos cosas: la mera coexistencia… o la profunda convivencia; lo que nos lleva a distinguir, a su vez, entre la simple tolerancia y la genuina deferencia responsable, como actitudes y valores a cultivar desde el mundo educativo. A nuestro juicio, la tolerancia es un “valor débil”; una actitud que, entendida en susentido literal, se limita a tener paciencia con los rasgos del ajeno que no casan con los propios, a respetar resignadamente sus formas de vivir y pensar distintas. Su fragilidad para cimentar una unión vital y real se hace evidente no sólo a nivel de las relaciones interpersonales, sino también en el plano estructural o de orden sociopolítico; peligro, este último, claramente expresado por V.Camps así:

“Fácil es que la tolerancia se quede sólo en apariencias, en fórmulas insuficientes para corregir la práctica de raíz. Por ejemplo, en políticas de discriminación positiva para la inmigración magrebí, en una reforma educativa que recupere a los olvidados por la sociedad y la historia, en algún decreto que permita que las niñas islámicas mantengan su velo en las instituciones públicas.Desde la perspectiva tolerante pueden bastar unas cuantas leyes y formalidades para que todos esos posibles conflictos queden resueltos. Pero, para ser veraces, quedan resueltos tan sólo en apariencia. Se puede tolerar la presencia de grupos o culturas cuyos individuos de hecho no son reconocidos como tales. Una tolerancia así no sólo va destinada a aceptar lo que no se comparte, sino lo que —en...
tracking img