El condicionamiento operante y la inteligencia artificial

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1550 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El condicionamiento operante y la inteligencia artificial

Fue hacia 1948, cuando Burrhus Frederic Skinner, se incorporo a la universidad de Hardvard, e influido por la teoría de los reflejos condicionados de Pavlov y por el conductismo de Watson se entrego al estudio de las posibilidades que ofrecía el control científico de la conducta, mediante técnicas de refuerzo necesariamente sobreanimales.
Fue en este momento donde este reconocido psicólogo de la nueva era nos iluminó con la teoría del condicionamiento operante, una forma efectiva de cambiar la conducta de un sujeto mediante el refuerzo y el castigo de las conductas esperadas, teoría que podemos ver evidenciada en la vida diaria; en situaciones tan comunes como una multa de transito por no llevar puesto el cinturón de seguridado como el regalo que nos dan en un banco por abrir una nueva cuenta.
Es cierto que en esta nueva era de telecomunicaciones, avances científicos, nuevos inventos e ingenieros que pasan el 90% de su tiempo en un laboratorio buscando nuevas formas de hacer la vida más fácil es una era fructífera para el ser humano, la era de inteligencia artificial y los nuevos inventos.
La inteligenciaartificial, es la disciplina que se encarga de construir procesos que al ser ejecutados sobre una arquitectura física producen acciones o resultados que maximizan una medida de rendimiento determinada, basándose en la secuencia de entradas percibidas y en el conocimiento almacenado en tal arquitectura.
Pero, ¿qué pasa si esta arquitectura está mal diseñada, le falta un símbolo en una de sus líneas decódigo, o si tan solo no posee los elementos físicos de hardware, o los elementos básicos de software para funcionar? ¿Qué pasa, si al momento de llevar a cabo un ejercicio de este tipo (como nos sucedió en la ejecución del laboratorio) simplemente no hay una fuente de energía que permita correr el programa, o si el archivo en el que se está guardando se corrompe?
Es en este punto, y a partir dellaboratorio llevado a cabo en clase donde yo me digo: Skinner se debe estar revolcando en su tumba y sostengo mi tesis de que una rata virtual no aprende, solo genera una serie de procesos para los que ésta está programada, respuestas prediseñadas por una serie de programadores que (a mi modo de ver) nunca han intentado, o más bien logrado el condicionamiento de un ser vivo, que se mueve porquequiere, no porque es lo que dos simples líneas de código le dice que lo haga, un organismo, que al tiempo que está siendo condicionado, está llevando a cabo un sinfín de procesos en su interior, tanto gástricos como funcionales y hasta mentales, un ser que con el solo hecho de que el investigador lo trate de una forma u otra puede o no lograr ese condicionamiento esperado, un ser real, palpable, quepodemos oler y darle una verdadera recompensa cada vez que vemos esa conducta esperada, una recompensa real no solo el oprimir la barra espaciadora de un frio teclado, hardware de una maquina que es simplemente el nuevo esclavo del hombre de la era moderna, que se encuentra en una sala llena de esclavos, donde en cada una de las pantallas de estos (otra parte del hardware necesario para que estefuncione), se puede ver otra rata de mentiras, exactamente igual a la que veo en mi pantalla, generando los mismos movimientos programados, desplazándose de un lado a otro como si se creyera de verdad, parándose y hasta acicalándose, no hay que negar que los programadores tuvieron un poco de imaginación.
Se abre Sniffy (también tuvieron imaginación en esto), se lleva el puntero del mouse hasta laopción archivo, y guardamos uno nuevo con el nombre de nuestra rata de mentiras, la ingenuidad y el asombro de muchos de los compañeros les lleva a llamarlas de formas divertidas, “Hermosa”, “Gavo” y hasta había un “Skinner”; pero la desilusión que me produce esta rata que no puedo tocar hace que la llame “Rata de mierda”. El nombre no influye, pero hace un poco más ameno el ejercicio, por lo...
tracking img