El consenso de washington y la crisis de la educación en américa latina pablo gentili, revista archipiélago/29,1998, p. 56-65.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4193 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL CONSENSO DE WASHINGTON Y LA CRISIS DE LA EDUCACIÓN EN AMÉRICA LATINA
Pablo Gentili, Revista Archipiélago/29,1998, p. 56-65.

Desde inicios de los años setenta, y siendo su marco de origen la dictadura militar impuesta en Chile luego del derrocamiento del gobierno constitucional de Salvador Allende, el programa de reformas impulsado por el neoliberalismo en Amétrica Latina se ha expandidoprogresivamente a casi todos los países de la región. La frágil institucionalidad que marcó la transición hacia la democracia en aquellas naciones que superaban la traumática experiencia de largas dictaduras, por un lado, y, por otro, las peculiaridades de regímenes políticos democráticos de carácter tutelar y con un alto grado de corrupción, en los pocos países que no enfrentaron gobiernos defacto durante este período, constituyeron factores propicios para la expansión del neoliberalismo en América Latina . La poderosa hegemonía que fue ganando dicho proyecto acabó de cristalizarse durante los años ochenta a partir de la aplicación de un conjunto de reformas orientadas a garantizar un riguroso programa de ajuste económico como producto de la llamada crisis de la deuda. La ortodoxianeoliberal promovida por los organismos financieros internacionales, especialmente el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), fue asumida por las elites políticas y económicas locales como una única receta válida para superar el déficit público y estabilizar las convulsionadas economías de la región. Este núcleo de doctrinas, así como la retórica que pretende darles sustento ylegitimación discursiva, se ha fundado en un aparente acuerdo global que ha ido penetrando capilarmente en el sentido común de las administraciones gubernamentales latinoamericanas. Los medios académicos y periodísticos han popularizado este conjunto de propuestas y discursos con el nombre de “Consenso de Washington”, que subyace en las decisiones políticas de gran parte de los gobiernos de laregión .

La validez de la fórmula ha sido cuestionada y discutida por numerosos autores. Sin embargo, cualquier estudio comparativo medianamente riguroso acerca de las políticas públicas en los países latinoamericanos no sólo justifica el uso de este concepto, sino que demuestra la necesidad de ampliar su alcance más allá de los límites a los cuales ha sido habitualmente restringido. En efecto, sibien casi con exclusividad la expresión acuñada por John Williamson ha sido usada para hacer referencia general a las políticas de ajuste económico, es posible defender la tesis de que existe también un Consenso de Washington en el campo de las políticas educativas. Esto puede permitirnos reconocer los dos aspectos articulados a través de los cuales se vehicula el proyecto neoliberal comoconstrucción hegemónica , revalorizando, al mismo tiempo, el papel activo que ha tenido la construcción de un nuevo sentido común tecnocrático en la orientación de las políticas gubernamentales realizadas en América Latina . El llamado Consenso de Washington resume ambas dimensiones: da cuenta del programa de reformas institucionales llevado a cabo (en nuestro caso específico, la reforma educativa) y, almismo tiempo, de la retórica desplegada por los gobiernos que las impulsan y pretenden legitimarlas.

El Consenso de Washington en educación

Quien estudie los programas de estabilización y reforma económica en los países latinoamericanos podrá reconocer entre ellos una notable homogeneidad. Esta característica también puede ser identificada en las propuestas de reforma educativa llevadas acabo en la región. Tal regularidad se verifica en la expansión de un mismo núcleo de diagnósticos, propuestas y argumentos “oficiales” acerca de la crisis educacional y de sus supuestas salidas, así como en la circulación y el impacto (directo e indirecto) que los documentos y “recomendaciones” del BM y FMI tienen en la definición de las políticas públicas destinada a este sector. Un nuevo...
tracking img