El craneo de diamante

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 193 (48243 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El cráneo de diamante George L. Eaton

http://www.librodot.com

2

Bill Barnes/5
CAPÍTULO I EL CRANEO DE DIAMANTE «Arroja una piedra en un vasto y profundo lago y sus círculos llegarán hasta las orillas más lejanas». Así dice un antiguo proverbio chino. Se encontró una piedra en África del Sur. Era un diamante. Pero no un diamante vulgar y corriente, sino una piedra mayor que el famosoCulliman. Sin embargo, no era esto lo más extraordinario. Aunque el tamaño del recién descubierto diamante superaba a casi todos los conocidos, el técnico de la gran Compañía Minera de Beers declaró que era sólo el fragmento de una piedra mucho mayor. Y esa piedra fue arrojada al vacío. ¡La robaron! Los círculos notificando su desaparición se extendieron con rapidez a través de Afrecha, India yChina, llegando hasta los muros de una ciudad casi perdida bajo las arenas del desierto del Gobi, en la remota Mongolia. Y en Mongolia, fantástico país de las vastas estepas, de demonios y brujería, patria de Genghis Khan y de la horda mongol que arrasó al mundo antiguo, los círculos hallaron las orillas donde desvanecerse. La historia se borró del recuerdo de los hombres blancos, pero la pequeña olaformada por ella, atravesó Shangai, balanceando en sus amarras a una flota de hidroplanos amarados en el puerto. Y pasando más allá de ellos, penetró por un cuartito del segundo piso del edificio del consulado inglés en Shangai. Había cuatro hombres blancos en aquella habitación, todos de nacionalidad inglesa. El más insignificante era un joven que llevaba un monóculo y vestía de blanco. BruceSmithEllerby era el jefe del «Servicio de Información» de Su Majestad Británica en el Oriente. Junto a él estaba el jefe de la policía británica de Shangai. A su derecha, había un hombre de rostro inteligente, de tipo semítico, con lentes: Horacio Salmson, representante de la gran Compañía Minera de Beers. El cuarto hombre era el cónsul general inglés en Shangai. Salmson hablaba:-Le hemos seguido elrastro hasta Shangai-dijo, con voz incisiva-. Después que nuestro técnico informó que la piedra descubierta era tan sólo el fragmento de una mayor, investigamos el lecho donde se efectuó el descubrimiento. Por fortuna, la arcilla azul donde se halló, retenía aún, algo borrosa, la forma de la piedra que estuvo incrustada allí. Nuestro experto sacó un molde de aquella cavidad y nos presentó unaexcelente reproducción de la piedra desaparecida. Señores, se trata de un diamante extraordinariamente grande, el mayor conocido en la Historia. Pero lo más extraordinario, es la forma de la piedra desaparecida. Señaló una cajita negra de madera de teca que descansaba a su espalda, en un escritorio. Se levantó y, llevando la caja a la mesa, la colocó delante de ellos. Sacó lo que a primera vistasemejaba un trozo de vidrio, oscuro y mate, del tamaño de la cabeza de un hombre. Los ojos de los tres observadores se abrieron desmesuradamente al ver la peculiar forma de aquel objeto. Smith-Ellerby miró pensativo la reproducción, mientras sus dedos tamborileaban sobre el borde de la mesa. -¿Ven ustedes la forma peculiar?-preguntó Salmson. Los tres hombres movieron la cabeza en señal afirmativa.

2 3

-¡Ahora comprendo por qué robaron ese diamante!-murmuró Smith-Ellerby, pensativo-. Casi aseguraría que conozco quien lo robó. -¿Sabe, pues, por qué fue robado y por quién?-preguntó Salmson, con viveza-. ¿Puede recuperarlo para nosotros? El funcionario del Servicio de Información no respondió en seguida; Tan sólo contempló pensativamente la reproducción del diamante perdido. -Si no seencuentra-su voz adquirió un tono grave-. Si no se encuentra pronto, ese diamante ocasionará la guerra.-Tras una pausa, continuó:-Ese diamante desapareció hace cerca de un mes, ¿no es verdad? Salmson asintió con la cabeza. -Empiezo a ver claro lo que ha sucedido-prosiguió Smith-Ellerby-. Por primera vez tengo la respuesta a todas las sorprendentes noticias que hemos recibido de Mongolia. »Es algo...
tracking img