El crimen organizado en mexico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 30 (7432 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL CRIMEN ORGANIZADO EN MÉXICO, VIOLENCIA ENTRE AGENCIAS DESDE LA PERSPECTIVA DE ANÁLISIS DE ROBERT NOZICK

Dr. César Lachira Sáenz.

Hoy en día el estudio de las redes criminales son un foco de gran atracción para las ciencias sociales; el derecho y la criminología no escapan a ello. Mucho se ha escrito, algunos con rasgos un tanto espectaculares, otros con datos más reales, que nospermiten visualizar un panorama aterrador sobre el crimen organizado, especialmente el vinculado al narcotráfico. Las altas ganancias por el tráfico de estupefacientes a nivel mundial alcanzan los 500 mil millones de dólares, de los cuales 120 mil millones de dólares entran al circuito latinoamericano, donde México obtiene cerca de 30 mil millones de dólares. Las guerras por el control de rutas yplazas han dejado atrás la moral criminal del Padrino, de la mafia que tenía sus códigos de conducta y se respetaban, lo que mantenía cierto control y límite de la acción delincuencial: “En la familia las mujeres y los niños se respetan y no son partícipes de la venganza”; “el secuestrado es una mercancía de intercambio el respeto, a su vida es la posibilidad de obtener el rescate”; “en lo posible seevita un enfrentamiento con el Estado”; “se puede matar, extorsionar, traficar, pero nunca robar el dinero de otros clanes mafiosos” .

WELCOME MÉXICO.

México es un país que transita a la posmodernidad sumido en un gran problema: el auge del crimen organizado. Las noticias sobre el tema siempre se ubican en páginas rojas de los diarios; aunque en los últimos años han acaparado las seccionespolíticas y financieras. En la prensa se destaca “Los mexicanos nuevos reyes de la droga; Los carteles de Juárez, de Tijuana, del golfo y de Jalisco y Sinaloa, han desplazado a los colombianos, y según la DEA, tienen el 92% de la participación del negocio”, “Los zetas son un nuevo cartel y se enfrentan a sus antiguos patrones”, y así podemos incluir una serie de titulares que nos hablan de laespectacularidad de los asesinatos: destazados, quemados, disueltos en químicos etc.
Otros titulares: “En Nuevo Laredo, ciudad mexicana que lindera con Texas, la violencia de la droga ocasionó 1500 asesinatos este año”, Tijuana ciudad de disputa del narco”. No faltan la noticia con rasgos de genero: “Crece el imperio de las mujeres en los cárteles de la droga”, “Cae la reina del pacífico”; comoparadoja deja de ser noticia de importancia la muerte de comandantes de la policía por ajuste de cuenta, ni que cientos de éstos se les demuestre estar implicados en los negocios de encubrimiento y hasta de protección de los cárteles. Todo ellos nos muestra que estamos inmerso en una cultura de la violencia generada por el narcotráfico, y la pregunta necesaria ¿quién condujo al país a esta situación?Atrás quedaron los códigos de honor. En las organizaciones criminales en México va más allá a la de una empresa criminal que compiten con otras por el control del mercado, sino que ahora le arrebatan al Estado el uso y control del monopolio de la fuerza, poniendo entredicho el contrato social en la que el Estado le aseguraba a los súbditos, cuando menos, su seguridad; de ahí que escritores comoCarlos Fuentes nos hablen de México como una narco nación, o en su caso se afirme la existencia de un Estado fallido, incapaz de frenar la violencia ocasionada por la confrontación entre cárteles, o de éstos con las fuerzas del Estado.
Los legisladores ponen de manifiesto la presencia de grupos paramilitares en la lucha contra el narcotráfico ante la incapacidad de la policía y del ejercito dehacer frente al narcotráfico: “Por unanimidad, los integrantes de la Comisión de Seguridad Pública del Senado pidieron al Cisen que investigue la existencia de grupos parapoliciales responsables, creen los senadores, que las ejecuciones que están asolando varios estados de la República son productos de paramilitares o zetas que se rentan para cometer dichos actos”. Es claro que tal afirmación...
tracking img