El difícil regreso a casa (cuento)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1083 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 16 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El difícil regreso a casa, como todas las noches
(Cuento libre)
Por Alejandro Gasca Macías.
Taller de elaboración de guiones para teatro.
Biblioteca estatal, León, Guanajuato, México.
09 de septiembre de 2009.
(El día del más inverosímil secuestro aéreo en México)

Caminando de regreso a mi casa, venía renegando yo solo.
¡Carajo, por poquito y alcanzo el último camión! ¡Cómo no sacanmás rutas en la noche! Muchos no tenemos pa’ pagar un taxi…¡Puta, qué frío! Ya no aguanto las patas…Casi, casi nomás me echo un baño y me regreso a la chamba…¡Estoy empapado! Y luego por aquí no se ve nada.
Trabajaba como doblillador1 en una fábrica de zapato hasta el otro lado de León, dizque La mejor ciudad para vivir2.
Si así es, -me preguntaba-, pus que jodidos estarán los otros lugares.Nosotros que hacemos el calzado, no tenemos dinero ni pa’ comprar lo que producimos. Un friego de calles están sin pavimentar, el transporte público es el más caro de la república y creo que ya lo quieren subir otra vez. La seguridad, que era uno de nuestros orgullos, ya no existe. ¡Claro, a falta de chamba y escuela, la banda se sale a agandayar al que pueda y al que se deje! Estamos igual que entodo el país: ejecutados, fusilados, encajuelados, descabezados, secuestrados, puteados por todos lados. Ahora comemos peor, comemos menos, pagamos más por lo que compramos, trabajamos más para pagar lo que nos comemos y nos pagan menos.
¡Cómo no sacan más rutas en la noche!
Me cuestionaba y pensaba indignado ¡Como siempre, la base Delta3 hasta la madre! ríos humanos vomitaban de las “orugas”4,sin saber la gente que ya no habría más corridas para afuera ¡Cómo le hace tanta gente para solucionar sus problemas! Gente atropellándose para ganar un lugar en las interminables filas de transbordo, inútiles ya para entonces. Las corrientes de aire por todos lados y a todo lo que dan. La brisa de la lluvia picando como agujas.
El personal de aseo de la terminal -pasaba por mi mente-, todo eldía en joda, trapea y trapea, barriendo…trapea y trapea, trapeando. Y la gente tira y tira basura…ensucia y ensucia y ensucia, ensuciando.
Pobre gente jodida, como la mayoría. Una doña con su bata de Servilimpia5, bebía de su Gatorade agua de la llave…pedía “permiso” “permiso por favor”, sin esperar a que se moviera la gente. De paso nos limpiaba los zapatos.
Los vendedores clandestinos dedonas, dulces y semillas6 se esconden de los oficiales entre las lujosas mamparas de acero inoxidable. La publicidad de cerveza, inmobiliarias, caja popular, coca cola, préstamos fáciles, el montecito de piedad, una asociación de beneficencia religiosa y las máquinas tragamonedas de comida, bebidas y café chatarra.
Los vendedores huyen de la mirada de los ojetes vigilantes, que o los corren dellugar que es “propiedad privada” o les recogen su mercancía. De veras que, no hay peor jodidez, que un jodido defendiendo a un burgués7.
Mientras continuaba caminado sobre los charcos que había dejado la lluvia, por las colonias aledañas al Delta, no me podía quitar de la cabeza que entre el mundo de personas que estábamos en la terminal, apareció una niña como de siete años que me disputaba elcampeonato mundial de los jodidos. Más que ofrecer su mercancía, suplicaba a los usuarios le compraran: “no va a llevar” “tres por cinco pesitos” “tres por cinco” “semillas” “semillas”. La indiferencia del colectivo era muy cruel; es increíble cómo hemos perdido la capacidad de asombro y de indignación. “Semillas” “semillas” “¿no va a llevar don?” me preguntó la niña al acercarse. “Ándele don, no hevendido” “hágame la cruz pa’ que me eche un taco, don”. La niña tiritaba de frío y casi no podía hablar.
Mi respuesta, muy a mi pesar, fue parecida a su petición. Le dije: “Yo tampoco he comido hija”, “te iba a pedir fiadas las semillas” Como era de llamar la atención que a esas horas de la noche, la niña, tan pequeña, tuviera su canasta llena de semillas, como si fuera a empezar el día, le...
tracking img