El discurso del método

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 33 (8057 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
René Descartes DISCURSO DEL MÉTODO
Si este discurso parece demasiado largo para ser leído de una sola vez, puede dividirse en seis partes. En la primera se hallarán diferentes consideraciones sobre las ciencias. En la segunda, las reglas principales del método que el autor ha buscado. En la tercera, algunas reglas de la moral que ha extraído de este método. En la cuarta, las razones con queprueba la existencia de Dios y del alma humana, que son los fundamentos de su metafísica. En la quinta, el orden de las cuestiones de física que ha investigado, y en particular la explicación del movimiento del corazón y de algunas otras dificultades que conciernen a la medicina, y también la diferencia que hay entre nuestra alma y la de los animales. Y en la última, las cosas que cree necesarias parallegar, en la investigación de la naturaleza, más allá de donde se ha llegado, y las razones que lo han movido a escribir

Primera parte
El buen sentido1 es la cosa que mejor repartida está en el mundo, pues todos juzgan que poseen tan buena provisión de él que aun los más difíciles de contentar en otras materias no suelen apetecer más del que ya tienen. En lo cual no es verosímil que todos seengañen, sino más bien esto demuestra que la facultad de juzgar bien y de distinguir lo verdadero de lo falso, que es propiamente lo que llamamos buen sentido o razón, es por naturaleza igual en todos los hombres; y, por lo tanto, que la diversidad de nuestras opiniones no procede de que unos sean más racionales que otros, sino tan sólo de que dirigimos nuestros pensamientos por caminos distintosy no consideramos las mismas cosas. No basta, ciertamente, tener un buen entendimiento2: lo principal es aplicarlo bien3. Las almas más grandes son capaces de los mayores vicios, como de las mayores virtudes; y los que caminan lentamente pueden llegar mucho más lejos, si van siempre por el camino recto, que los que corren, pero se apartan de él 4. Por mi parte, nunca he presumido que mi espíritu5fuese superior en nada al de los demás; hasta he deseado muchas veces tener el pensamiento tan presto o la imaginación tan nítida y distinta, o la memoria tan amplia y feliz como algunos otros. Y no sé de otras cualidades que contribuyen a la perfección del espíritu fuera de éstas; pues en lo que concierne a la razón o al sentido 6, siendo, como es, la única cosa que nos hace hombres y nosdistingue de las bestias, quiero creer que está toda entera en cada uno de nosotros y seguir en esto la opinión general de los filósofos7, que dicen que el más y el menos existe solamente en los accidentes8 y no en las formas9 o naturalezas10 de los individuos11 de una misma especie12. Pero, sin temor, puedo decir que pienso que ha sido gran fortuna para mí haberme hallado desde joven 13 en ciertoscaminos que me han conducido a consideraciones y máximas con las cuales he formado un método 14, que parece haberme dado un medio para aumentar gradualmente mi conocimiento y elevarlo poco a poco hasta el punto más alto 15 a que la mediocridad de mi espíritu y la brevedad de mi vida puedan permitirle llegar. Pues tales frutos 16 he recogido ya de ese método, que si bien al juzgarme procuro siempreinclinarme más bien del lado de la desconfianza que del de la presunción, y
Rene DESCARTES: DISCURSO DEL MÉTODO ***
1

aunque, al mirar con ánimo filosófico las distintas acciones y empresas de los hombres, no hallo casi ninguna que no me parezca vana e inútil, no deja con todo de satisfacerme el progreso que pienso haber hecho en la investigación de la verdad y concibo tales esperanzas para elporvenir 17 que si entre las ocupaciones de los hombres, verdaderamente tales, hay alguna que sea sólidamente buena e importante 18 me atrevo a creer que es la que yo he escogido. Puede suceder, sin embargo, que me engañe y acaso no sea sino cobre y vidrio lo que a mí me parece oro y diamante. Sé cuán expuestos estamos a equivocarnos cuando se trata de nosotros mismos y cuán sospechosos deben...
tracking img