El discurso sobre la mujer y su emancipación en gonzález prada

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4193 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El discurso sobre la mujer y su emancipación en Manuel González Prada:
Entre romanticismo, positivismo y anarquismo1
Joël DELHOM
Université de Bretagne-Sud, Lorient
Publicado en:
Perversas y divinas. La representación de la mujer en las literaturas hispánicas: el fin de siglo pasado y/o el fin de milenio actual, Carme Riera, Meri Torras e Isabel Clúa (eds.), t. 1, Caracas-Valencia, EdicionesEx Cultura, 2002, p. 183-190.

Como en muchos pensadores liberales o radicales de la época, el interés del intelectual peruano M. González Prada (1844-1918) por la condición de la mujer está vinculado con su feroz anticatolicismo, un determinante ideológico que es también una reacción a la excesiva devoción de su familia señalada por su esposa (Ad. González Prada 1947:155). Lo demuestra eltítulo de su ensayo más interesante sobre el tema, el discurso “Las esclavas de la Iglesia” pronunciado el 25 de septiembre de 1904 en la logia masónica Stella d’Italia de Lima y publicado cuatro años después en el libro Horas de lucha (González Prada 1976:235-246). El escritor recalca el proselitismo religioso de las mujeres en los hogares, a pesar de que las instituciones católicas las rebajan moraly socialmente, generando en ellas desprecio y culpabilidad para rematar su alienación. Como educan a los hijos, las madres transmiten sus creencias y perpetúan así la sumisión aunque los padres descreídos intenten oponerse. Sin embargo, González Prada echa tanto la culpa del auge clerical de los años 1895-1905 a la hipocresía de los liberales peruanos, satisfechos con la subordinación doméstica ysocial de la mujer, como al activismo católico de los conservadores. El polemista denuncia el carácter intelectual y físicamente perjudicial y discriminatorio de la educación reservada a las jóvenes por las congregaciones religiosas (instrucción irracional, superficial; carencias alimenticias, encierro). En otro ensayo titulado “Instrucción católica” y publicado en su primer libro, Pájinas libres(1894), González Prada explica que las monjas, por no tener experiencia del amor, no están capacitadas para preparar a las adolescentes a su futuro papel de esposas y madres, una función social que atribuye a la mujer sin discutirla jamás. Rechaza también el internado para los muchachos como una forma de segregación sexual que redunda en desconocimiento mutuo de hombres y mujeres, luego enhostilidad y desprecio, cuando no en homosexualidad. Concluye aduciendo que la escuela católica resulta inmoral porque fomenta la discordia en el matrimonio al moldear tiranos misóginos y libertinos. El objetivo principal de las congregaciones docentes es, según el autor, doblegar la voluntad de los jóvenes hasta convertirlos en seres sumisos al clero2. Podemos comprobar que los temas de la educación, dela religión y de la mujer están estrechamente unidos en el pensamiento del intelectual
peruano, como es habitual en el discurso anarquista de la época3 con el que se relaciona una gran parte de su obra ensayística y periodística. Sin embargo, en este trabajo, nos centraremos en su concepción de la mujer y de la pareja para tratar de evidenciar cómo se sitúa en la confluencia de varias corrientesideológicas que se complementan o se neutralizan, produciendo a veces contradicciones en el discurso.
Como ácrata, González Prada no espera que las instituciones liberen a la mujer; en cambio, cree en las virtudes del individuo, del amor y de la solidaridad, cuya elemental incubadora es la célula familiar. Desde un enfoque ampliamente compartido, la familia constituye el primer grado de la vidasocial en el que se forma al ciudadano, de modo que la conducta del individuo en su hogar condiciona la que ha de tener más tarde en el marco general de la sociedad. Así, pues, el autor considera que la lucha debe empezar en la misma casa y enfatiza de forma patriarcal el papel fundamental del varón aseverando que “[…] la mujer católica se emancipará solamente por la acción enérgica del hombre”...
tracking img