El horla

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 31 (7548 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 3 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El horla
Guy de Maupassant (1850 - 1893).
El autor

Guy de Maupassant, normando de pura cepa, nació en el castillo de Micromesnil, a orillas del Sena, cerca de Dieppe. Su madre cultivó la vocación literaria de su hijo; amiga de Flaubert, solicitó a éste que lo guiara. Con este maestro conoció las normas de la estética realista: contemplar el mundo y describirlo con precisión, destacando conexactitud el detalle vivenciado. Aprendió a sacrificarlo todo por el arte y la literatura. Flaubert leía y corregía los manuscritos del joven Maupassant y lo introdujo en la sociedad literaria de su época, donde conoció a Daudet, Zolá, Turgueniev.
En 1879, en casa de Zolá se acordó editar una colección de cuentos: Las veladas de Médan, obra en la cual se incluyó el cuento “Bola de sebo”. Lanarración se basaba en una experiencia vivida en 1870, cuando los prusianos invadieron Normandía y es una dura crítica a la moral burguesa. El éxito de este cuento lo indujo a dedicar todas sus energías a escribir narraciones, renunciando incluso, a un empleo público.
Educado por su madre en contacto con la naturaleza, era un joven vigoroso, alegre y bromista, sin embargo, solían sobrevenirlefrecuentes crisis de inquietud y desaliento que se agudizaron a los treinta y tres años, al ver morir loco a su hermano menor. Intentando satisfacer su exacerbada sensualidad, Maupassant, escritor extraordinario y desmedido, contrajo en plena juventud la sífilis, enfermedad degenerativa y mortal en aquella época. Intentando atenuar sus neuralgias, se aficionó a las drogas: éter, morfina, haschich. Sedesató una neurosis que lo impulsó a vivir en el aislamiento de su Normandía natal desde donde viajaba a Córcega, Argelia, Bretaña, Italia, Sicilia, Inglaterra, obsesionado por la enfermedad y la muerte.
A partir de 1885 sus síntomas se fueron agravando con alucinaciones y desdoblamientos. Imaginaba estar rodeado de seres misteriosos y perturbadores. Hacia 1889 cambió su aspecto físico aldesencajarse su rostro y rigidizarse su mirada; su carácter se tornó irritable y su conversación incoherente. Leía mucho sobre medicina, se sentía amenazado por los microbios, se auto medicaba y dormía mal. En 1891 toma conciencia de su locura e intenta suicidarse en el año nuevo siguiente. Sobrevive en una clínica de París. en estado inconsciente, durante dieciocho meses hasta su muerte.
Los morbososestados que experimentaba Maupassant los describía en sus narraciones conforme la técnica realista con la serena objetividad de un observador científico. Es lo que caracteriza al cuento objeto de nuestro estudio, “El Horla” (en Antología del cuento fantástico, Buenos Aires, Sudamericana, 1967, pp.404-424).

El cuento
La ejecución literaria de “El Horla” nos recuerda la extrema sensibilidad deun Edgar Allan Poe (1809-1849), de un Algernon Blackwood (1869-1951) o de un Howard Philips Lovecraft (1890-1937), autores también de una sensual sensibilidad morbosamente agudizada por una existencia atormentada y la capacidad de concebir mundos fantásticos - sobrenaturales. Universos paralelos al nuestro, surgidos tal vez de un miedo ancestral al cosmos, habitados por criaturas amenazantes,jamás imaginadas por el hombre, y que, desde otras dimensiones, pretenden dominar y apoderarse de los seres humanos. Indudablemente esta literatura nace de una apertura del inconsciente colectivo en su parte tenebrosa, demoníaca y de la percepción de un orbe sin sentido. Estos mundos paralelos no están situados en espacios imaginarios, sino que forman parte del mundo real invisible que sólo podemosdescubrir con los ojos de la fantasía.
Este cuento de Maupassant nos lleva al campo de la literatura fantástica, similar a la creada por el hombre primitivo y que aflora con violencia en el período romántico con Hoffmann (1776-1822) Bécquer, Franz Kafka, Horacio Quiroga, Cortázar, Borges entre otros. Estos escritores dan forma a un mundo negro, oscuro, animado sólo por las potentes energías...
tracking img