El temor de un hombre sabio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 1593 (398187 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Annotation
El hombre había desaparecido. El mito no. Músico, mendigo, ladrón, estudiante, mago, trotamundos, héroe y asesino, Kvothe había borrado su rastro. Y ni siquiera ahora que le han encontrado, ni siquiera ahora que las tinieblas invaden los rincones del mundo, está dispuesto a regresar. Pero su historia prosigue, la aventura continúa, y Kvothe seguirá contándola para revelar la verdadtras la leyenda.

EL TEMOR DE UN HOMBRE SABIO
 
Crónica del Asesino de Reyes Nº2

  El hombre había desaparecido. El mito no. Músico, mendigo, ladrón, estudiante, mago, trotamundos, héroe y asesino, Kvothe había borrado su rastro. Y ni siquiera ahora que le han encontrado, ni siquiera ahora que las tinieblas invaden los rincones del mundo, está dispuesto a regresar. Pero su historiaprosigue, la aventura continúa, y Kvothe seguirá contándola para revelar la verdad tras la leyenda.       Título Original: The Wise Man's Fear Traductor: Gemina Rovira ©2011, Patrick Rothfuss ©2011, Plaza y Janes ISBN: 9788401339639 Generado con: QualityEPUB v0.29

El TEMOR DE UN HOMBRE SABIO
 

Crónica del Asesino de Reyes: segundo día
 

Patrick Rothfuss

Traducción de Gemina Rovira
  Amis pacientes lectores, por consultar mi blog y asegurarme que preferían un libro excelente, aunque me llevase algo más de tiempo. A mis brillantes lectores beta, por su inestimable ayuda y por tolerar mi obsesión por la confidencialidad, rayana en la paranoia. A mi fabuloso agente, por ahorrarme trabajo y hacerme la vida más fácil. A mi sabia editora, por concederme el tiempo y el espacio paraescribir un libro del que me enorgullezco. A mi querida familia, por apoyarme y recordarme que es bueno salir de casa de cuando en cuando. A mi comprensiva compañera, por no abandonarme cuando la tensión de unas revisiones interminables me convertía en un monstruo insufrible. A mi adorado hijito, por quererme aunque siempre tenga que marcharme a escribir. Incluso cuando nos lo estamos pasando engrande. Incluso cuando estamos hablando de patos

PRÓLOGO: Un silencio triple
  Amanecía. En la posada Roca de Guía remaba el silencio, un silencio triple. El silencio más obvio era una calma inmensa y resonante, constituida por las cosas que faltaban. Si hubiera habido una tormenta, las gotas de lluvia habrían golpeado y tamborileado en la enredadera de selas de la fachada trasera de la posada.Los truenos habrían murmurado y retumbado y habrían perseguido el silencio calle abajo cómo hacían con las hojas secas del otoño. Si hubiera habido viajeros agitándose dormidos en sus habitaciones, se habrían removido inquietos y habrían ahuyentado el silencio con sus quejidos, como hacían con los sueños deshilachados y medio olvidados. Si hubiera habido música... pero no, claro que no había música.De hecho, no había nin-' guna de esas cosas, y por eso persistía el silencio. En la posada Roca de Guía, un individuo moreno cerró con cuidado la puerta trasera. Moviéndose en la oscuridad más absoluta, cruzó la cocina y la taberna con sigilo y bajó por la escalera del sótano. Con la facilidad que confiere una larga experiencia, evitó los tablones sueltos que pudieran crujir o suspirar bajo supeso. Cada paso lento que daba solo producía un levísimo tap en el suelo. Su presencia añadía un silencio, pequeño y furtivo, al otro silencio, resonante y mayor. Era una especie de amalgama, un contrapunto. El tercer silencio no era fácil reconocerlo. Si pasabas largo rato escuchando, quizá empezaras a notarlo en el frío del cristal de la ventana y en las lisas paredes de yeso de la habitación delposadero. Estaba en el arcón oscuro que había a los pies de una cama dura y estrecha. Y estaba en las manos del hombre allí tumbado, inmóvil, atento a la pálida insinuación de la primera luz del amanecer. El hombre tenía el pelo rojo como el fuego. Sus ojos eran oscurosy distantes, y yacía con el aire de resignación de quien ha perdido hace ya mucho toda esperanza de conciliar el sueño. La posada...
tracking img