Elogio de la vida

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2641 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Elogio de la vida


Por Joan Maragall

Vivir es aquel impulso de ser, que en lo que ya es se resuelve en esfuerzo para ser más. Allí donde cesa aquel impulso o acaba este esfuerzo, allí cesa la vida y acaba el ser vivo aunque continúe la apariencia por automatismo. Porque el esfuerzo de vida se crea su ritmo, y éste, cuando ya no encuentra el obstáculo que lo reguló, o habiendo cesado elimpulso y esfuerzo que lo crearon para vencerlo, persiste automáticamente y ya sin alma, dándonos la exterioridad de la vida, y haciéndonos tomar por vivas cosas que en realidad hace mucho que murieron.

¿Un Nuevo Documento? Pero hay en nosotros un oculto sentimiento de la vida que no engaña y nos, dice que aquellas cosas andan mal, aunque no acaba de decirnos el porqué: quiere que ejercitemosnuestro esfuerzo en adivinarlo; pero nosotros mismos muchas veces no estamos bastante vivos para esta adivinación, juzgamos también automáticamente, y nuestro sentimiento de la vida ?los que conservan alguno? se, reduce a reconocer que aquello anda mal. Sin atinar en la causa verdadera, y nuestro esfuerzo, ya secundario, se aplica en vano a querer reparar exteriormente aquellas exterioridades, y asíextraviándonos en ellas nos alejamos del impulso vivo originario y acabamos por estar tan muertos como las cosas mismas que deberíamos avivar. Así vivimos ?o creemos vivir? en un círculo vicioso de muerte. Somos muertos queriendo dar a lo muerto un alma que no tenemos. Desde nuestra fe en Dios hasta el acto de cortarnos las uñas, pasando por el amor (o lo que llamamos amor), el Estado, las leyes,las costumbres, el arte, la ciencia, las palabras, los hechos, todo se nos vuelve automático. Es una forma engañadora de la pereza del caos resistiendo a la creación: padecemos en ella y no la entendemos sino a breves relámpagos, y por esto padecemos estérilmente en gran parte.

No del todo... pues de cuando en cuando viene un hombre ?un relámpago? a iluminarnos la verdad hasta el abismo deella, hasta nuestro abismo; y entonces, si aquel hombre puede mucho, se promueve una restauración de los valores reales de las cosas, rómpanse los moldes de los automatismos inveterados, hay grandes derrumbamientos y ruinas, y el esfuerzo por ser más, arrancando otra vez del impulso originario vuelve a hacer vivas las cosas y a los hombres, y el mundo marcha a otro paso. Esto cuando el relámpago hasido muy vivo, cuando aquel hombre puede mucho; pero ¿hasta dónde puede, cuando más? Hasta informar un nuevo ritmo de vida, una nueva Iglesia, un nuevo Estado, una nueva ley, una nueva palabra, un nuevo orden de hechos, unos nuevos moldes que la apatía del caos va espesando poco a poco, ahogando dentro el alma que los Informó; y así aquel ritmo, aquella Iglesia, aquella luz, aquella palabra, aquelhecho, se van volviendo otra vez automáticos, otra vez muertos, y otra vez muertos los hombres que de ellos vivían y otra vez el no entenderse, y el esfuerzo superficial, y el padecer estéril, y el círculo vicioso de muerte... hasta otro hombre, hasta otro relámpago. Y así va andando tan lentamente el mundo.

Mas yo diría: ¿por qué andar tan lentamente, perezosos? ¡Ea! la luz no está tan lejos:cada uno tiene su poquito dentro de sí mismo. ¿No somos hombres vivos, siempre en el fondo? Pues no dejemos cesar este profundo impulso de vida, no dejemos apagar esta lucecita; avivémosla continuamente con el ejercicio incesante de nuestro aliento. ¿Para qué necesitaríamos entonces ley, ni Estado, ni ordenación, ni molde, ni sistema, ni concepto abstracto ni frase hecha? Todo esto ¿qué nosengendra sino olvido de lo vivo, y automatismo, y el círculo vicioso de la muerte? ¿No nos dice Dios que es Dios de vivos? Pues, guerra, guerra sin cesar al caos, a la pereza, a la muerte, y a sus criaturas que ya he dicho tantas veces.

Y no os vayáis a creer que hablo de una guerra ruidosa, exterior, de una revolución superficial como una de ésas que atacando por fuera los moldes no hacen sino...
tracking img