Filosofia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (404 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
SALMO 62, 2-9
El alma sedienta de Dios
El salmo 62 es, probablemente, la oración de un levita, desterrado de Jerusalén y alejado del templo, que recuerda con añoranza los días felices en quecontemplaba a Dios en el santuario, viendo su fuerza y su gloria. Ahora la situación ha cambiado, pero el deseo y la esperanza de contemplar nuevamente el santuario perseveran. Alejado del templo, su almase siente como tierra reseca, agostada, sin agua, pero el espíritu no desfallece, pues Dios volverá a otorgarle los antiguos favores, con mayor abundancia si cabe: Mis labios te alabarán nuevamentejubilosos, me saciaré como de enjundia y de manteca.
CÁNTICO DE LOS TRES JÓVENES
(Dn 3,57-88.56)
Toda la creación alabe al Señor
La escena de los tres jóvenes en el horno de Babilonia es una de laspáginas del Antiguo Testamento que más ha usado la Iglesia desde los tiempos primitivos, como lo prueba ya la antigua iconografía de las catacumbas.
La comunidad cristiana -sobre todo la que vivió lasgrandes persecuciones de los comienzos- veía en los jóvenes martirizados por el rey Nabucodonosor, que, en medio de las llamas y como si no sintieran el tormento del fuego, cantaban unánimes a Dios,una imagen evocadora de la actitud de la Iglesia. Perseguida por los poderes del mundo, sometida a los sufrimientos del martirio, la comunidad de Jesús se siente como refrigerada por una suave brisa,que no es otra sino la esperanza que le infunde la contemplación del Resucitado. También él fue perseguido y martirizado y, tras un breve sufrir, venció la muerte y ahora se sienta, feliz y glorioso, ala derecha del Padre.
SALMO 149
Alegría de los santos
Con el salmo 149 Israel cantaba la especial protección de Dios para con su pueblo y las victorias de Yahvé frente a los enemigos. Este salmo,recitado en el domingo, a nosotros, nuevo Israel de Dios, nos invita también a cantar al Señor que ama a su pueblo y adorna con la victoria a los humildes, pues, el trasfondo de nuestra jornada y...
tracking img