Finalmente galasso del movimiento nacional y popular le contesta nuevamente a altamira del p.o.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3029 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Galasso:-Te reitero, pensalo, Altamira, es mucho lo que está en juego. Te pido que analices adónde nos pueden conducir hoy errores como los tuyos y de otros como vos.

...
Te contesto, pero este será mi último mensaje, porque carece de sentido un diálogo entre sordos.

Yo intenté hacerte una advertencia, llamarte a la reflexión, respetuosamente, casi fraternalmente.

No te dije queobjetivamente actuabas como un agente de la CIA, ni que estabas vendido a Magneto y la Sociedad Rural.

No. No lo pienso así y tampoco te lo dije.

Te hablé como a un compañero al cual uno le sugiere que proceda con sensatez -con sensatez revolucionaria, se entiende- teniendo en cuenta las experiencias de la Argentina y del Mundo así como los planteos de los grandes teóricos.

Tampoco te dije:-Dejate de joder contra el gobierno porque los vas a traer a Macri y a Duhalde al poder y nos embromaremos todos, incluso el Partido Obrero.

Solamente, alerté, como se le aconseja a un amigo: -Che, dejá de fumar porque te hace mal y el humo nos perjudica a todos. Eso, solamente.

Ante esto, vos me contestaste enojado como si no tuvieras argumentos: bajeza, pozo de inmundicia, caradurismo,desvergonzado embuste, provocador, encubridor, con histrionismo recogido de los bajos fondos, profunda bancarrota política, resignación, acomodamiento, cooptación, corruptela, cinismo político y vendedor de carne podrida.

¿Qué tal?

Yo te hablé de movimientos nacionales en América Latina, del yrigoyenismo, del peronismo, de la izquierda nacional, del peligro de una nueva Unión Democrática como lasdel ‘45 y ‘55, del peligro de desestabilizar a un gobierno que no es el enemigo principal.

Y vos me contestaste hablándome de Kornilov, allá lejos en el tiempo y en el espacio.

¿Y que querías que hiciera, entonces?

Me fui al café de la esquina de mi casa y le pregunté a algunos conocidos.

Nadie sabía nada de Kornilov, hasta que un parroquiano me dijo: -Mire, yo creo que ese tipo era elvolante izquierdo del seleccionado ruso, años atrás. (Después, en serio, vamos a hablar de Kornilov).

Pero ahora quiero insistirte en nuestro desencuentro.

Yo te escribí, por abajo, multiplicando el mensaje a través de correos electrónicos.

Y fijate una cosa, yo, que según vos estoy degradado, apoyando al oficialismo, no conseguí que mi carta la publicara ninguna revista, ni diariooficialista o semioficialista ( Ni Tiempo Argentino, ni Veintitrés, ni Página 12) y sólo fue mencionada en 6/7/8 y leída en Radio La Voz de las Madres.

Seguramente me dirás que la publicaré en Señales Populares así como vos publicarás la tuya en Prensa Obrera.

Pero lo más interesante es que vos – tremendo izquierdista- llegaste con tu carta cabalgando en los pura sangre del periodismoconservador: el 14 de noviembre último, la tribuna de doctrina mitrista, es decir, el diario La Nación, te hizo un reportaje que empieza en tapa y ocupa luego toda la página 3, con este título: El gobierno le teme a una oposición de izquierda y este subtítulo: -El máximo referente del Partido Obrero habla de las responsabilidades políticas en el asesinato de Mariano Ferreyra, de los vínculos espurios entrela policía y ferroviarios y de la ambigua voluntad del kirchnerismo para investigar el crimen y depurar de patotas al sindicalismo.

La oligarquía te aplaude, Altamira.

Esa vieja prostituta del periodismo te usa ¿comprendés?

Te aplauden y te usan.

Más aún, en el artículo se afirma que “el Partido Obrero crece y hasta sus artículos son publicados en diarios como La Prensa, por ejemplo”.¡La Prensa! ¿Qué opinaría Trotsky de semejante suceso?

Lamentablemente se ha fundido Selecciones del Reader Digest porque si no fuera así también podría publicarte otra catarata de elogios.

Te acordás de ese artículo, ¿no es cierto? Suplemento Enfoques de La Nación (14/11/2010), reportaje de Ricardo Carpena.

El periodista te elogia, te elogia mucho, Altamira, demasiado: -Altamira me...
tracking img