Hacia una nueva educación cristiana. parte ii

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2102 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
(Segunda parte)

HACIA UNA EDUCACIÓN CRISTIANA CRÍTICA
Y SUSTENTABLE EN LAS TIC
Autor: Alfredo Ferreras
UNIVERSIDAD TEOLÓGICA INTERAMERICANA


Preámbulo

Estas entregas no son ni serán una serie de estudios bíblicos, tampoco material para un retiro espiritual. Normalmente, nada espiritualizo. No desperdicio tiempo confrontando la naturaleza espiritual del ser humano con su naturalezamaterial, pues al hacerlo, inevitablemente me deslizo en la pendiente enjabonada de la dualidad platónica (Platón es el ariete de la carne humana).
Me considero una totalidad creada por Dios, liberado del uso restringido de la palabra CARNE. Asumo que soy un miembro vital (igual que todos) de la iglesia militante y he asumido defenderla con caracteres apologéticos en los escenarios que imponganlas circunstancias, e incentivo a otros hacer lo mismo. Éste y no otros es el propósito de estas modestas contribuciones.
Un iceberg muy peligroso


En la entrega anterior sólo mostré la punta del inmenso iceberg; ese inmenso témpano de adversidades y desventajas que hoy confronta la proclamación del Evangelio. Este iceberg no es de modelo oceánico, porque es muy singular: Tiene cerebro, creced/d exponencialmente, es teledirigido, lo monitorean; persigue a la iglesia y, obviamente, su alevosa y premeditada intención es impactarla, hundirla y desaparecerla …como al Titanic aquél de la vanidad inglesa.

Las desventajas y adversidades conque hoy tropieza la proclamación del Evangelio son verdaderamente incuantificables; por tanto, la capacidad de respuesta tiene que corresponderse conesas realidades.


No admite discusión, que la Educación Cristiana tiene que servir de vanguardia y barrera infranqueable en la aceptación de este reto, asumiéndolo con la certeza de la victoria; pero antes, tiene que revisarlo todo, excepto a la persona de Jesucristo: Técnicas, estrategias, metodología, recursos humanos y su compromiso con la causa, armadura, identificar al enemigo dondeesté y sin margen de error, la capacidad de los heraldos para anunciar la victoria y otros.


La Educación Cristiana está en la irrenunciable obligación de hacerse, en el contexto de la iglesia, la fundamental pregunta de la auto-evaluación: ¿Quién dice la iglesia que soy yo?


Una conceptualización de Educación Cristiana y los desafíos que encierra


Conforme a la excelentísima definiciónque Robert Pazmiño da para Educación Cristiana en su proverbial obra Cuestiones Fundamentales de la Educación Cristiana, “mediante ésta se difunden las características distintivas de la historia y verdad cristianas (información); de adquirir valores, actitudes y formas de vida cristianas (formación), y promover el cambio en las personas, comunidades, sociedades y estructuras (transformación) porel poder del Espíritu Santo hacia una expresión más completa del reino de Dios en Jesucristo”.

¿Cómo lograr el grandioso objetivo de impactar a las personas, comunidades, sociedades y estructuras en los albores del presente siglo XXI?


Solamente asumiendo un compromiso irrenunciable con el irrevocable mandato de la Gran Comisión, y utilizando los medios y recursos apropiados conforme a lostiempos y circunstancias, pueden lograrse los objetivos encerrados en la conceptualización referida. Queda sobrentendido, que antes de emprender una tarea tan comprometedora, el viejo hombre y la vieja mujer tienen que morir en nosotros. Éstos tienen que ser objetivos primarios de nuestra apologética.

Cuando declaro que la Educación Cristiana, para emprender y alcanzar sus metas, tiene que serequipada con el poderoso arsenal de las TIC en la confrontación de un adversario tan hostil y bien equipado, con tantos dobles y tan atrincherado; no estoy despreciando un pasado que entregó para la Iglesia una cuota pedagógica análoga en calidad a la ofrenda de la viuda; ¡nunca lo haría! Hablo de otra cosa:


“En la Escuela Bíblica yo aprendí, que Jesucristo murió por mí….” nunca perderá su...
tracking img