Historia de la infancia y las sociedades

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1683 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Para realizar cualquier aporte que, como el presente trabajo, tenga como objetivo último que a través de su lectura, ejecución o análisis, pueda realizarse de algún modo una contribución a la reivindicación de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, existen a mi juicio, ciertos caminos que no pueden dejar de recorrerse. Uno de ellos es el de la historización. Si bien la historia comienzacon la aparición de la especie humana sobre la tierra, este hecho no puede realizarnos, desde las ciencias, mayor aporte que la confirmación de la existencia de niños y niñas y, según las sociedades investigadas y estudiadas por la antropología, la paleontología y la biología, algún dato relacionado con las expectativas de sobrevida.
Sin embargo, si lo que necesitamos de este recorrido históricoes información acerca de la mirada que las sociedades tenían de los niños, niñas y adolescentes, y cual era el lugar que les era asignado en esa sociedad o que era lo que ésta esperaba de ellos, nuestro camino se hace más escabroso.
Por empezar, no encontraremos nada que nos dé certezas mayores que suposiciones, conjeturas y deducciones, en los períodos de la humanidad anteriores a la escritura,excepto si contáramos con las herramientas teóricas arqueológicas, paleontológicas y antropológicas necesarias. Tarea fascinante y Hercúlea que, por lo demás, excede con creces los objetivos de este trabajo.
¿Qué decir entonces de la historia de la humanidad luego de la aparición de la escritura? Lamentablemente, dado el tema que nos hemos propuesto abordar, no es tampoco una tarea sencilla.
Agrandes rasgos podríamos empezar por afirmar que ni las bellas artes ni la literatura dan cuenta de la existencia de la infancia como categoría real, a los ojos de las sociedades grecolatinas antiguas, ni las del occidente medieval, que son según el consenso las que dieron origen al pensamiento de las sociedades contemporáneas occidentales tal como las conocemos.
En estos períodos, el recorridopor la pintura, la escultura y la literatura debe ir desgastándose para que aparezcan, como las pepitas de oro en la piedra, los ínfimos datos con los que estas sociedades dan cuenta del modo en que miraban y consideraban a lo que hoy denominamos infancia.
EDAD ANTIGUA
Cuando en las grandes obras literarias de Homero se hace algun tipo de referencia que nos interese, es fundamentalmente a loshijos de los protagonistas. Es interesante el hecho de que, si bien no existe ningún dato concreto que nos permita saber las edades de los hijos que aparecen en estos relatos, podemos deducir que al menos algunos de ellos eran apenas adolescentes, gracias a los estudios realizados en torno a referencias del tamaño y forma de su cuerpo, su falta de destreza o su escasa musculatura.[1] Sin embargo,estos quedan siempre en los relatos como datos anecdóticos, sin que sirvan como motivo suficiente para disculpar los desempeños que se diferencian de los del adulto. Es decir, que si bien existen elementos para sospechar que se trataba de niños o apenas adolescentes, también los hay que nos indican que eran tratados como adultos, sin haber ninguna diferencia en cuanto a las exigencias yresponsabilidades.
Más claramente nos ilustra a este respecto la cantidad de referencias que encontramos en las tragedias de Esquilo, Sófocles, Aristófanes, y en los poemas de Píndaro y Arquíloco de Paros, en relación al tratamiento que la sociedad espartana se enorgullecía de tener en relación a sus niños, a los cuales se los arrojaba desde los acantilados del Monte Taigeto, si se detectaba algunaanormalidad física al momento del nacimiento, y a los que eran sanos, se los separaba cruentamente de los brazos de su madre ni bien cumplían los siete años para someterlos a un riguroso entrenamiento militar.
Son numerosos también los pasajes en los que los mismos niños o adolescentes reclaman de manera anticipada a sus posibilidades físicas, su derecho a participar en batallas o a portar ciertas...
tracking img