Hola

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3786 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 17 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La moldura en espejo: encrucijadas epistemológicas de las Ciencias de la Comunicación

Roberto A. Follari

La formación de los comunicadores sociales en Latinoamérica sin dudas está cruzada por la cuestión valorativa, dado que las flagrantes dificultades económicas y de exclusión que se vivenlleva a que una toma de partido en el conflicto se haga mucho más urgente e inevitable de lo que sucedería en los países del capitalismo avanzado; no es que en estos últimos tal dimensión esté ausente, pero sin dudas resulta menos flagrante. Sin embargo, se hace inevitable una reflexión sobre cómo lo valorativo se relaciona con lo propiamente cognitivo dentro de las ciencias sociales, de modo deestablecer parámetros de un equilibrio necesario entre ambas dimensiones.

La pretensión objetivista que abriera el positivismo en las ciencias sociales es sin dudas insostenible; una cierta dimensión normativa siempre subtiende todo discurso, y más abiertamente aquél que refiere a lo social (1). No hay manera de sustraerse a esta condición impuesta a cualquier referencia a lo social, dado queaún la simple preferencia de una constatación a otra es electiva, es decir, no está exigida por razones “objetivas”, sino surge desde la mirada del investigador. En ciencias sociales esto se complejiza además por la necesidad de elección de una teoría entre otras puestas a disposición en el mismo momento ante la inexistencia de consensos paradigmáticos (2), con lo cual no sólo el campo empíricoresulta una selección determinada, sino la forma de recortarlo y describirlo de acuerdo con un específico lenguaje teórico (3).

Lejos estamos entonces de lo que algunos han llamado “inductivismo ingenuo” (4), es decir, de la idea de que la ciencia surja de una serie de observaciones en condiciones relativamente homogéneas de una cierta cantidad de casos, y que lo haga sin ninguna premisaconceptual previa. Aún la decisión temática es ya una forma de restar neutralidad al enfoque. De tal modo, la ciencia está siempre orientada desde la teoría, y ésta a su vez se relaciona (de una manera no-unívoca, no punto-a-punto) con las tomas de posición axiológicas, que en un sentido más preciso son ideológicas.

La ciencia es ideológica, entonces, y alberga inevitablemente valoración. Sin embargo,esto no puede entenderse como una especie de coartada para la flojedad epistemológica, la pérdida del rigor metodológico o la apelación a una especie de ausencia de restricciones y exigencias. Que la conquista de la objetividad sea siempre parcial y se haga desde un punto de vista teórico determinado, no podría en ningún caso confundirse con una especie de apertura a la simple descripción, o derendición a la libre opinión y la carencia de mediaciones conceptuales y empíricas precisas.

Dicho de otro modo, que los valores atraviesen la ciencia social, está lejos de significar que ésta se limite a ser mera transcripción de valores previamente establecidos, o exclusivamente producción de otros nuevos. Las precisiones acerca de qué puede entenderse por teoría vigente, qué por materialempírico relevante y válido, qué por relación de coherencia entre lo teórico y lo empírico deben sostenerse con fuerza, a riesgo de que si no se lo hace, se convierta las ciencias sociales en un espacio más cercano a la especulación de la filosofía tradicional, que a uno propiamente científico.

Señalamos todo esto, porque en nombre de la superación del positivismo, asistimos a menudo a unaexposición de motivos para la anarquía epistemológica y el desorden cognitivo que resultan alarmantes donde previamente no se han instalado tradiciones de investigación suficientemente consolidadas. Sin dudas que lo deconstructivo y la novedad epistémica resultan fecundas cuando abrevan del suelo de lo previamente establecido, para superarlo o resignificarlo. Pero cuando –en cambio- se pretende superar...
tracking img