Hola

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3566 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 13 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Colegio de Bachilleres del Estado de Quintana ROO
Plantel Chetumal
UNO

Álbum Poético 2010

Literatura

Profesora Lic. Martha Nelly C.

4 Semestre Grupo B

Capacitación de Administración de Recursos Humanos.

Alumno Said Villanueva A.

INDICE
Poesías Modernistas ---------------------- Pág. a pág.
La muerte de la luna ---------------------- Pág. a pág.
Bosques de rosas--------------------------- Pág. a pág.
Oda al Atlántico ------------------------- Pág. a pág.
Amiga mi larario esta vacio -------------- Pág. a pág.
La duquesa Job ----------------------------- Pág. a pág.
La oración del preso ----------------------- Pág. a pág.
Puesta del sol ------------------------------ Pág. a pág.
Cantos de vida y esperanza --------------- Pág. a pág.
Fue al pasar-------------------------------- Pág. a pág.
Los volcanes ------------------------------- Pág. a pág.

Poesías Modernistas.

La muerte de la luna
Leopoldo Lugones (Córdoba, 1874 - Buenos Aires, 1938)

En el parque confuso
Que con lánguidas brisas el cielo sahúma,
El ciprés, como un huso,
Devana un ovillo de de bruma.
El telar de la luna tiende en plata su urdimbre;
Abandona larada un lúgubre corsario,
Y después suena un timbre
En el vecindario.

Sobre el horizonte malva
De una mar argentina,
En curva de frente calva
La luna se inclina,
O bien un vago nácar disemina
Como la valva
De una madreperla a flor del agua marina.

Un brillo de lóbrego frasco
Adquiere cada ola,
Y la noche cual enorme peñasco
Va quedándose inmensamente sola.

Forma eltic-tac de un reloj accesorio,
La tela de la vida, cual siniestro pespunte.
Flota en la noche de blancor mortuorio
Una benzoica insipidez de sanatorio,
Y cada transeúnte
Parece una silueta del Purgatorio.

Con emoción prosaica,
Suena lejos, en canto de lúgubre alarde,
Una voz de hombre desgraciado, en que arde
El calor negro del rom de Jamaica.
Y reina en el espíritu consubconsciente arcaica,
El miedo de lo demasiado tarde.

Tras del horizonte abstracto,
Húndese al fin la luna con lúgubre abandono,
Y las tinieblas palpan como el tacto
De un helado y sombrío mono.
Sobre las lunares huellas,
A un azar de eternidad y desdicha,
Orión juega su ficha
En problemático dominó de estrellas.

El frescor nocturno
Triunfa de tu amoroso empeño,
Y domina tufrente con peso taciturno
El negro racimo del sueño.
En el fugaz desvarío
Con que te embargan soñadas visiones,
Vacilan las constelaciones;
Y en tu sueño formado de aroma y de estío,
Flota un antiguo cansancio
De Bizancio...

Languideciendo en la íntima baranda,
Sin ilusión alguna
Contestas a mi trémula demanda.
Al mismo tiempo que la luna,
Una gran perla se apaga en tumeñique;
Disipa la brisa retardados sonrojos;
Y el cielo como una barca que se va a pique,
Definitivamente naufraga en tus ojos.

Bosque de Rosas
José Martí (La Habana, 1853 – Campamento de Dos Ríos (Cuba), 1895)

Allí despacio te diré mis cuitas;
Allí en tu boca escribiré mis versos!— 
Ven, que la soledad será tu escudo! 
Pero, si acaso lloras, en tus manos 
Esconderé mi rostro,y con mis lágrimas 
Borraré los extraños versos míos.

Sufrir ¡tú a quien yo amo, y ser yo el casco 
Brutal, y tú, mi amada, el lirio roto?
Oh, la sangre del alma, tú la has visto? 
Tiene manos y voz, y al que la vierte 
Eternamente entre la sombra acusa. 
¡Hay crímenes ocultos, y hay cadáveres 
De almas, y hay villanos matadores! 
Al bosque ven: del roble más erguido 
Un pilònlabremos, y en el pilòn 
Cuantos engañen a mujer pongamos!

Esta es la lidia humana: la tremenda
Batalla de los cascos y los lirios!
Pues los hombres soberbios ¿no son fieras?
Bestias y fieras! Mira, aquí te traigo
Mi bestia muerta, y mi furor domado. —
Ven, a callar; a murmurar; al ruido
De las hojas de Abril y los nidales.
Deja, oh mi amada, las paredes mudas
De esta casa ahoyada y ven...
tracking img