Hola

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 53 (13101 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El comienzo
Grecia, 7382 AC
Acheron sintió una presencia detrás suyo. Giró en redondo, con el bastón listo para golpear, esperando que fuera otro Daimon atacándolo.
No lo era.
En cambio, encontró a Simi colgando boca abajo de un árbol, sus largas alas de murciélago color burdeos, plegadas contra su aniñado cuerpo. Vestía una amplia túnica negra que ondeaba suavemente con la brisa de la noche.Sus ojos rojo sangre brillaban de forma sobrenatural en la oscuridad, mientras su larga trenza negra se balanceaba desde su cabeza hasta el suelo.
Acheron se relajó, y apoyó uno de los bordes de su bastón sobre la húmeda hierba mientras la miraba.
–¿Dónde has estado, Simi? –preguntó con dureza. Había estado llamando al demonio Caronte durante la última media hora.
–Oh, por ahí, akri –dijoella, sonriendo mientras se balanceaba hacia atrás y hacia adelante en la rama–. ¿Akri me extrañó?
Acheron suspiró. Le gustaba Simi un montón, pero deseó haber tenido un demonio maduro como su acompañante. No uno que aún a los tres mil años de edad, funcionaba al nivel de un niño de cinco años. Pasarían centurias antes de que Simi madurase totalmente.
–¿Entregaste mi mensaje? –preguntó.
–Sí, akri–dijo ella, usando el término atlante para “mi señor y amo”–. Lo entregué tal como tú dijiste, akri.
La piel detrás del cuello de Acheron se erizó. Había algo en su tono que lo inquietaba.
–¿Qué hiciste, Simi?
–El Simi no hizo nada, akri. Pero...
Él esperó mientras ella miraba nerviosamente alrededor.
–¿Pero? –insistió.
–El Simi tuvo hambre en su camino de vuelta.
Él se congeló de terror.–¿A quién te comiste esta vez?
–No era un quién, akri. Era algo que tenía cuernitos en su cabeza como yo. Había un montón de ellos, de hecho. Todos ellos tenían cuernitos y hacían un extraño sonido... mu mu.
–¿Quieres decir vacas? ¿Comiste ganado?
–Eso es, akri. Comí ganado.
–Eso no es tan malo.
–No, de hecho fue bastante bueno, akri. ¿Por qué no le hablaste al Simi sobre las vacas? Son muysabrosas cuando están asadas. Al Simi le gustaron mucho.
–Entonces, ¿por qué estás preocupada?
–Porque ese hombre realmente alto con un solo ojo salió de una cueva y estaba gritando al Simi. Él dijo que Simi era malvada por comer las vacas y que tendría que pagar por ellas. ¿Qué significa eso, akri? ¿Pagar? El Simi no sabe nada sobre pagar.
Acheron deseaba poder decir lo mismo.
–Ese hombre tangrande, ¿era un cíclope?
–¿Qué es un cíclope?
–Un hijo de Poseidón.
–Oh, verás, eso fue lo que dijo. Sólo que él no tenía cuernitos. En cambio, tenía una enorme y pelada cabeza.
Acheron no quería discutir sobre la gran cabeza calva del cíclope con su demonio. Lo que necesitaba saber era qué hacer para corregir el voraz apetito de ella.
–Entonces, ¿qué fue lo que el cíclope te dijo?
–Queestaba furioso con el Simi por comerse el ganado. Dijo que las vacas cornudas pertenecían a Poseidón. ¿Quién es Poseidón, akri?
–Un dios griego.
–Oh, entonces, el Simi no está en problemas. Mato al dios griego y todo estará bien.
–No puedes matar un dios griego, Simi. No está permitido.
–Ya estás otra vez, akri, diciendo que no al Simi. No comas eso, Simi. No mates eso, Simi. Quédate aquí, Simi.Ve a Katoteros, Simi, y espera a que te llame. –Ella cruzó los brazos sobre su pecho y le lanzó una severa mirada con el entrecejo fruncido–. No me gusta que me digan no, akri.
Acheron hizo una mueca ante el dolor que se estaba iniciando detrás de su cráneo. Deseó que se le hubiese dado un loro como mascota en su veintiún cumpleaños. El demonio Caronte iba a ser su muerte... otra vez.
–¿Y porqué estás llamando al Simi, akri?
–Quería tu ayuda con los Daimons.
Ella se relajó y volvió a mecerse en la rama.
–Tú no pareces necesitar ninguna ayuda, akri. El Simi piensa que te ocupaste bastante bien de ellos por tu cuenta. Me gustó particularmente la manera en que ese Daimon giró en el aire antes de que lo matases. Muy lindo. No sabía que eran tan coloridos cuando explotaban.
Ella se...
tracking img