Ideologia social

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1181 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
En realidad si la idea, tal vez inconsciente, sigue siendo: que cambie todo, es necesario, siempre y cuando no sea yo el que tiene que cambiar. ¡Qué cambie todo, sin cambiar yo!, es un error sobre el que habitualmente no se reflexiona. Por un mecanismo de defensa que funciona automáticamente, por un instinto de racionalización, culpamos a todo el mundo de lo que sucede; todo el mundo, menos yo,por lo tanto, los que deben cambiar son los demás. De tal manera que las cosas han de cambiar, pero yo, no tengo absolutamente nada que cambiar. Y lo que tiene una evidente validez a nivel de la espiritualidad o psicología personales, en orden a ser mejores personas, lo tiene, igualmente, a nivel social. Ahora tenemos que decir, a nivel global.
Juan Pablo II durante su primera visita a México,hace ya muchos años, nos advertía: “Si queremos un México nuevo, necesitamos hombres y mujeres nuevos”. Con esto quería decir que era necesario un cambio de mentalidad, y en aquél entonces, estábamos a tiempo, que detuviera el proceso de descomposición social por el que comenzábamos a deslizarnos  como Nación. Estamos convencidos de que las cosas van mal; los medios, a nivel mundial, sin excepción,se ocupan de recordárnoslo. Crisis es la palabra más universal del momento. Y todos nos asumimos como víctimas; cierto, hay quienes sí son víctimas, pero hay quienes son abierta y simplemente culpables. Sin embargo, todos debemos preguntarnos si hay algo en lo que yo debo cambiar frente a esta situación. Algo tan simple, por ejemplo, como cambiar mis hábitos.
El epicentro de esta crisis globallo sabemos, fue Estados Unidos. Este país ha dado al mundo un triste ejemplo de la más absoluta falta de escrúpulos. El mal ejemplo partía de muy alto, de la administración Bush que inició una guerra basada simple y llanamente en la mentira y que ahora se cancela sin examen de conciencia y sin pedir cuentas. ¿Quién conoce, en realidad, el costo total de esa guerra, de esa locura? Y me refiero alcosto económico, porque el costo moral y el costo cultural son otra historia. Suena superficial y elemental, ingenuo, infantil, casi, el que nos preguntemos sobre qué hubiera podido hacerse con todo ese dinero que se invirtió en la destrucción. Entramos de lleno en la locura de la política. El costo de esta aventura, y el ejemplo de falta de moral que implicó, están a la base de la herencia queha recibido el Presidente Obama. Pero no se pueden pedir cuentas; es un acuerdo tácito en la política.
Sería demasiado sanguinario tratar de atribuir a las escuelas de negocio toda la culpa de la catástrofe económica que estamos viviendo, pero sería aún peor, no hacer una reflexión crítica y reconocer cómo han podido contribuir al desastre una visión equivocada y dañina  de la empresa.  Lacrisis tiene que llevarnos a reconsiderar nuestro sistema educativo; ¿para qué se está preparando a los alumnos, realmente? ¿Se les hace entender la vocación, y la vida misma, como un mero programa económico? ¿Ganar dinero, la mayor cantidad y lo más rápido posible, es el objetivo y programa de vida? De ser así, no nos extrañe, entonces, que se busquen y encuentren caminos más rápidos y expeditos paralograr tal objetivo. ¿No es ésta visión la que nos ha llevado, aquí en nuestra ciudad y en México, a la situación que enfrentamos?
De este modo la confianza en las empresas y los directivos ha caído a niveles inauditos en todo el mundo. Lo peor que nos puede pasar como sociedad, es que toda esta crisis degenere en algo más grave todavía, que es la crisis de confianza, en nosotros, la crisiseconómica se unió al problema social, más grave aún, de la violencia y la inseguridad.
Si no hay una voluntad de cambio en cada uno de nosotros, volviendo a lo mismo, si no estamos dispuestos a revisar las opciones que nos han llevado a esta situación, no podemos esperar demasiado. El ejército y la policía federal no pueden, no es su función, hacer lo que a un padre y a una madre de familia les...
tracking img