La biblia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 483 (120538 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
CRECE D
WWW.Creced.com Vol. 17, No. 2

“Creced en la gracia y el

conocimiento de nuestro Señor y Salvador, Jesucristo” 2 Pedro 3:18

Abril, Mayo 2003

Siempre conformes

M

i objetivo no es hacerle propaganda a la Coca-cola pero no dejo de reconocer que me gusta mucho. En ocasiones voy caminando por la calle y el intenso calor me provoca agotamiento. Dirijo mis ojos hacia lasvidrieras y allí las veo, les digo adiós y sigo mi camino. Lamentablemente el dinero que gano, no me da para darme el lujo de tomarme una refrescante Coca-cola. Quisiera pero no puedo. Hay otras necesidades que tengo que cubrir. Lo que me pasa a mi le puede ocurrir a cualquier cubano. No siempre podemos tomar o comer lo que queremos, debemos conformarnos con lo que el Señor nos da. El apóstol Pablocuando le escribió a la iglesia en Filipos le expresó: “Sé vivir humildemente y sé tener abundancia como para padecer necesidad.” (Fil. 4:12) Un versículo más adelante sabemos Quién fortalecía al antiguo Saulo, nuestro Señor Jesucristo, El mismo que nos da la confianza y la promesa de todos los días un plato de comida. Aunque muchas veces no ha terminado el día y estamos pensando en mañana, porque hoynos quedamos sin un grano de arroz. Jesús fue explícito: “No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre Celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Así que, nos os afanéis por el día demañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.” (Mateo 6:31-34). Hoy en nuestra mesa no está todo lo que quisiéramos, pero sí está la paz del Señor. Quizás algún día nuestra situación mejore y si no es así, no importa. Somos herederos de la Jerusalén celestial. Allí no habrá necesidad ni hambre. Para aquellos hermanos que leen este mensaje y que están en otraslatitudes y pueden comprar lo que muestran las vidrieras de las tiendas, denle gracias a Dios y sean agradecidos.

leva lle ¿Quién lleva el timón?

Por Mario Torres H., Habana, Cuba

E

l capitán de una gran nave transatlántica llevó a su familia con él a una travesía del océano. En la noche en medio del mar hubo una tormenta que abatía el barco con vientos con fuerza de un huracán y olasgigantescas. Los pasajeros se despertaron y comenzaron a orar por sus vidas. La hija pequeña del capitán se despertó al oír la gente alrededor de ella y preguntó, “¿Qué pasa?” Alguien le contestó, “Hay una gran tormenta y estamos en peligro.” “¿Mi papá lleva el timón?”, preguntó la niña. “Sí,” le contestaron. Segundos más tardes, la niña había vuelto a dormir tranquilamente. En nuestras vidas a vecesestamos abatidos con grandes tormentas y dificultades. Pero jamás nos olvidemos, ¡Nuestro Padre lleva el timón!

“Lo más apreciado”

H

ace poco mis padres se mudaron de Georgia a Nueva York y como parte del proceso de mudanza, tuvieron que revisar papeles y efectos que habían acumulado a través de los años para determinar qué guardar y qué botar. Entre los artículos que tuvieron que separarpara conservar o echar, habían tarjetas de cumpleaños, aniversarios y bodas guardadas en una caja de cartón. Al revisarlas pronto se dieron cuenta que hubo dos tipos: (1) las compradas en tiendas, algunas de las cuáles eran bastante costosas , y (2) las hechas a mano por sus hijos y nietos con lápices de pastel y bolígrafos. Entre éstas hubo poemas infantiles que reflejaron el amor puro del niñohacia sus padres, o en algunos casos, sus abuelos. Los poemas eran acompañados por dibujos aniñados de la familia, de perros o de otros objetos atesorados por los niños. ¿Cuáles eran las tarjetas más estimadas? ¿Las hechas profesionalmente con gráficos y poesía de expertos? Como puede imaginar, generalmente las conservadas fueron las rústicas hechas por niños inexpertos, porque revelaron su afecto...
tracking img