La emigración en puerto rico: siglos xvi al siglo xix

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2457 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
RICO: LA EMIGRACIÓN EN PUERTO RICO: SIGLOS XVI AL SIGLO XIX
Raquel Rosario Rivera Ph.D.
Tomado del Boletín de la Sociedad Puertorriqueña de Genealogía (1992) Diciembre, Vol.IV, Núm.4

Es natural que un país como Puerto Rico necesite tener en cuenta preferentemente en su historia elementos y factores de población. Especialmente, porque al ser un país americano dependerá su historia, como sueconomía y el ajuste de sus instituciones estructurales de la población que contenga. Por lo tanto está constituida esta población preferentemente por migraciones, ya que si a finales del siglo XVI tenía más o menos 5,000 habitantes 1 y a mediados del siglo XVIII, según el informe del Mariscal Alejandro O'Reilley 44,8832, todo ello quiere decir que los valores emigratorios han de tener unaconsideración espacialísima para el historiador. Mucho más importante aún lo tendrá a partir del período de las revoluciones de 1791-1848, porque es entonces cuando va a saltar de esos 44,000 habitantes a 153,232 en 1800 500,000 en 1848.4 En el siglo XVI, los que llegaban a nuestra isla antillana y al resto del continente fueron hombres empujados por el ansia de la fama, por la sed del oro y por el deseode la aventura.5
1
3

y a

. Eugenio FERNANDEZ MENDEZ: Crónicas de Puerto Rico. Río Piedras, Editorial Universitaria, 1981. Pág.162. Véase la carta

del Obispo de Puerto Rico Fray Damián López de Haro a Juan Diez de la Calle. 2 . Véase las Memorias de Alejandro O'Reilley sobre la isla de Puerto Rico en Aida R. CARO COSTAS: Antología de Lecturas de Historia de Puerto Rico. Siglos XV alXVIII. San Juan, 1980.
3

. Pedro Tomás de CORDOVA: Memorias de la Isla de Puerto Rico. Río Piedras, Editorial Coquí. Vol. III, 1968. Pág. 129

. Véase Memoria acerca de la agricultura, el comercio y las rentas internas de la Isla de Puerto Rico por Darío Ormachea, año 1847, en Eugenio FERNANDEZ MENDEZ [1] Crónicas de Puerto Rico, pág. 394-398. 5 . Víctor FRANKL: El "Antijobio" de Gonzalo Jiménezde Quesada. Madrid, 1963.

4

1

En el siglo XVIII ya es totalmente distinto, pero siguen llegando gentes a América, empujados por un deseo casi de supervivencia: son los que procuran así hurtarse de las guerras, los que huyen de las levas, los que escapan del terror de las epidemias que azotaron a Andalucía en otros años,6 hambrunas o de otras dificultades, como las intolerancias.7 En estesiglo la corona establece una política migratoria, para cubrir ámbitos de interés estratégico o espacios de contacto donde pudieran ser más útiles al estado. Son los espacios donde se encajan las necesidades de la Corona, como las militares, apetencias o voluntades incipientes. Pero la originalidad en la historia de esta que estudiamos, consiste en que las inmigraciones, van a conectarse oconjugarse actitudes instintivas, prácticas, estratégicas, políticas encauzadoras, deseos individuales, todo ello a la vez, a impulso de grandes provocaciones políticas, económicas e incluso vitalistas. Muchas veces a efecto del pánico, de urgencias que no pueden aplazarse y que mucho mas importante aún abarcan espacios muchísimo mayores que en el pasado. Ya a partir de finales del siglo XVIII vamos aencontrarnos con un efecto de reversión insospechado., pues si las gentes llegaban a las Antillas y al cabo de cierto tiempo pasaban al Continente, ahora nos encontramos a la inversa, con gentes que pasan del Continente a las Antillas y no lentamente sino por descargas fulminantes y repentinas. Tal es el caso de las Islas Canarias, para donde se autoriza el despacho de registros, siempre y cuandoque se comprometieran a trasladar gratuitamente familias canarias.8 Si hasta ahora (siglos XVI, XVII y XVIII) es casi excepcional el extranjero que sea admite a las Antillas Mayores -concretamente en Puerto Rico-, ahora serán muchos los que llegarán a nuestra isla y no de manera furtiva, sino incluso por atracción. Si hasta ahora era lo más normal que llegaran grupos individuales sin constituir...
tracking img