La escala humana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1770 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Si uno comienza por permitirse un asesinato pronto no le da importancia a robar, del robo pasa a la bebida y a la inobservancia del día del Señor, y se acaba por faltar a la buena educación y por dejar las cosas para el día siguiente”.

Esta frase de Thomas De Quincey fue elegida por Javier Daulte, Rafael Spregelburd y Alejandro Tantanian —tres de los más destacados dramaturgos de lo que se hallamado “la nueva escena argentina”—para presentar una obra trascendente y transgresora de cualquier limitación de género o estilo: La escala humana, pieza que a partir de situaciones hiperbólicas y de un melodrama muy bien trazado, muestra sobre las tablas un claro sentido del absurdo y de la indolencia contemporánea.

La acción comienza en un garaje, cuando una madre llega del mercado y cuentaa sus hijos, con cierta turbación, que acaba de matar a una vecina a cuchilladas. Sin embargo hay algo que la atormenta mucho más: no trajo los limones que había ido a comprar. Sus hijos asisten mudos a la confesión; desde ese momento, al parecer, sus esfuerzos estarán puestos en ocultar el crimen y la locura materna.

Esta primera escena, de excéntrica comicidad, marca el ritmo de unespectáculo teatral pleno deun humor corrosivo y absurdo. La riqueza del personaje central —una madre atrapada por tensiones extremas— y las extraordinarias interpretaciones del elenco son otros hallazgos de este espectáculo que juega con lucidez sobre algunos aspectos oscuros y débiles del género humano.
Una artillería de pequeños objetos contribuye a la articulación de un claro mosaico de patologíasurbanas que intentan definir a la sociedad de inicios del siglo XXI que, según los autores, pareciera debatirse en una vorágine de locura, violencia e impunidad constantes.
En ese contexto, la familia representa la síntesis y principal símbolo de un cuerpo social globalizadamente en crisis, haciendo de la obra una especie de parábola fatalista de la vida actual, con personajes anestesiados ante losterribles hechos de la realidad cotidiana.
Y es que en La escala humana —recientemente galardonada con el Premio ACE 2001 como Mejor obra argentina— hay una torpeza extrema, como aquella que caracteriza a los personajes de los hermanos Coen. Tampoco se puede dejar de hacer referencia al film Serial Mom, de John Waters, que aborda el tema de una madre que opta por pintar su cotidiano con lasangre de sus víctimas. Además, no se puede dejar de pensar en la tendencia narrativa cinematográfica reciente donde se parodia la violencia hasta el extremo del absurdo, como en las películas de serie B u otras de culto tarantinesco como Pulp Fiction o Reservoir Dogs. Pero, al mismo tiempo, la obra se aleja del cine, al desplazarse completamente de los géneros y tener vida independiente sobre lastablas. “Creo que nuestra obligación en esta época es proponer una alternativa. En el cine uno siempre está adscribiendo a un género. En el teatro eso es imposible. Todo el teatro es de autor. No conocemos un teatro contemporáneo que sea un teatro de género”, dice Spregelburd.
En La escala humana el teatro sí es de autor, pero de un cuarto autor diferente a los tres que escribieron y dirigieron lapieza. También la obra trasciende los géneros al acercarse al policial, sin ser exactamente un relato negro, al melodrama, a la comedia y al teatro del absurdo, para ser una propuesta independiente en sí misma y confrontar a la audiencia con la irónica y paradójica noción de que el ridículo y el disparate son unas de las formas de evitar la más cruda realidad, esa a la que nos acostumbra latelevisión y la comedia. A fin de cuentas, ante una realidad así, mejor reír.

De la obra

Casi sin proponérselo, una madre de familia se convierte en asesina en serie. Un crimen casual que conduce a otro, y luego tal vez a muchos más. La repetición es —y más si se trata de matar— grave, pero es la única forma humana de ordenamiento que más o menos se conoce. Y tranquiliza.

Un plan, también...
tracking img