La frialdad ante el dolor ajeno

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1528 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA FRIALDAD ANTE EL DOLOR AJENO

Vivimos para Cristo, y por ello, nos hemos comprometido a predicar y vivir según sus enseñanzas. En el apego a la Palabra de Dios reside la santidad. Sin embargo, no siempre actuamos así; muchas veces sentimos los logros más como nuestros que del Señor, aunque con los labios proclamemos que Jesucristo es el único que tiene el mérito. Cuando predicamos y se nosaplaude, nos sentimos realizados. Cuando hacemos algún favor o socorremos a alguien, también nos sentimos realizados. Cuando miramos la enfermedad o el problema ajeno, oramos, y si vemos la respuesta de Dios que hemos pedido, de cierto modo nos sentimos realizados. Cuando vemos el pecado en otros, enseguida salta a nuestros labios la frase bíblica que enjuicia y nos sentimos realizados. ¿En dondeestá el problema? En la falta de amor que da entrada a nuestro orgullo.

Podemos ser los mejores predicadores, hacedores de favores, socorredores, “oradores” y “memorizadores” de la Biblia, pero, si en nuestro corazón no priva el amor, de nada nos sirve (1 Co 13, 1).

Dentro de esa forma de vivir, destaca como problema, la falta de compasión al mirar el dolor ajeno. Basta analizar algunascostumbres de nuestro pueblo que se autodenomina cristiano.

Día 28 de diciembre, es celebrado por la tradición como el día de los Santos Inocentes. Un hecho dolorosísimo que la Biblia cita (Mt 2, 16) y que debe ponernos a meditar, es tomado como ocasión para la broma y el chiste. Tal deshumanización, es vista como un juego, cuando la reflexión de esos hechos es más actual que nunca, en una épocaen donde el matar niños antes de nacer, se está viendo como un derecho humano. Y ese mal llamado derecho, ha sido legitimado como ley en muchos países y está en la mente de ciudadanos de otras naciones, incluyendo a Costa Rica, para ser legalizado.

Otro ejemplo. Sintonizamos la radio y la televisión ante hechos dolorosos, tales como el terremoto de Chinchona, la tragedia de Escazú y la grancan-tidad de crímenes que han azotado a hogares costarricenses. Vemos entonces que en muchos de estas situaciones, algunos comunicadores o medios de comunicación, lejos de simplemente informar, manipulan o irrespetan la intimidad del dolor ajeno para sacar mayor provecho a sus “exclusivas”. Peor, si el comunicador no discierne cuando el suceso se presta para el chiste y cuando para la serenidad y lainformación compasiva.

En el fondo, el hecho de afrontar el sufrimiento ajeno lleva implícito el egoísmo que se muestra en la banalización y la indiferencia (máxima expo-nente de la frialdad). Hace falta conciencia, compromiso, acción y amor cristiano ante el dolor. Razón tiene el lema de la organización humanitaria “Un techo para mi país” cuando dice: “Porque la indiferencia nos hacecómplices...el momento de actuar ES AHORA“.

Contrasta con esa forma de afrontar el dolor ajeno, una actitud igualmente destructiva, la de culpar a Dios o a la idea de Dios, tan frecuente en los resentidos de Dios y los ateos. Los espantos de los campos de concentración nazi, la barbarie actual en muchos pueblos, la impunidad de los cínicos bandoleros y la brutal legalización del aborto, tientan a más deuno a dudar de la existencia del Dios Todopoderoso e infinitamente Misericordioso. Son personas desesperadas que en la impotencia de no poder evitar o disminuir el dolor ajeno, sienten a Dios muerto en su corazón. Colocan a Dios en el banquillo de los acusados y dicen: si Dios existe, ¿por qué alcahuetea el mal? Ante ello, no los llenan las respuestas clásicas, tales como: somos libres y Él respetanuestras decisiones (que incluye hacer el mal), y, Dios tiene control de todo y tiene un propósito en cada uno de nosotros (ver Jer 29, 11) con el fin de llevarnos a Él. Para ellos no cuenta que el Padre Eterno entregó a su Hijo a la muerte en cruz y que ese sacrificio sea una prueba de solidaridad con el sufriente. Tampoco cuenta que Cristo haya permanecido clavado en la cruz hasta el final,...
tracking img