La historicidad de los ideales juridicos valores e historia en la vida humana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2531 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA HISTORICIDAD DE LOS IDEALES JURIDICOS VALORES E HISTORIA EN LA VIDA HUMANA

1. El Planteamiento del Problema: EL DRAMA ENTRE RAZÓN E HISTORIA

• ¿Nos suministra la Estimativa Jurídica unas normas rígidas, inmóviles, válidas para todas las sociedades en todas las circunstancias, en todas las situaciones históricas, en cualquier estado de cultura y en cualquier momento del tiempo?• ¿O, por el contrario, los ideales jurídicos deben tomar cuenta y razón del carácter variable de la existencia humana, de la diversidad de las circunstancias y situaciones, de las necesidades concretas de cada momento, en suma, de la variedad multiforme y abigarrada de la historia?

Del derecho hay exigencias ideales de carácter necesario y universal, conectadas a la misma esencia de lohumano; exigencias ideales que no dependen de la voluntad de los hombres ni están condicionadas por los accidente de la historia. Cada pueblo posee una especial realidad a la que debe darse una regulación jurídica correspondiente; que cada situación histórica presenta particulares requerimientos; que cada hora tiene su afán; que el Derecho positivo debe estar adecuado a las condiciones concretasdel tiempo y lugar, es decir debe tomar en cuenta las peculiaridades de cada situación real.

Las situaciones históricas constan de hechos contingentes, de circunstancias concretas. Si nos atenemos a los valores, a las ideas puras, parece que esto tendrá que llevar a la afirmación de normas ideales rígidas universales y necesarias, válidas para todos los hombres y siempre, en cualquier ocasiónhistórica, sin diferencia de épocas ni de latitudes. Si nos fijamos en la variedad de la histórica y por tanto en las exigencias determinadas por cada especial coyuntura, entonces nos sentimos inclinados a no fijar normas inmóviles o universales, sino, por el contrario, a admitir reglas relativas a cada circunstancia concreta y condicionada por esta.

¿Significa esto que nos entreguemos total yexclusivamente a la realidad de los hechos históricos y que renunciemos a orientarnos a principios racionales, por valores ideales, o por el contrario, puede y debe haber un método para enlazar armónicamente lo que reclaman las normas a priori.

En algunos momentos doctrinales, este pleito se falla a favor exclusivamente de la razón, despojando de todo título de intervención a la historia (porejemplo, en Platón en la escuela clásica iusnaturalista del Iluminismo, etc.) En otras teorías, se intenta barrer por entero a la razón y se concede un derecho exclusivo a la historia (como ocurre, por ejemplo, en el romanticismo y también en algunas manifestaciones del positivismo). Si bien hay criterios ideales de justicia, sin embargo, estos no bastan para la elaboración de un programa concreto deDerecho; que hay que tener en cuenta, además, puntos de vista relativos a las circunstancias especiales de pueblo, lugar, época y situación histórica.

A) PLATÓN

Sólo las ideas son plenariamente lo que son, de modo perfecto, auténtico, firme, evidente. Las cosas de la experiencia son copias imperfectas y fragmentarias de las ideas, como trasuntos indecisos, como sombras grises. ParaPlatón, la justicia auténtica no consiste en los ordenamientos empíricos que registra la historia. El ser verdadero de cada cosa, consiste en la idea pura de la misma. El Derecho, en su versión positiva, en el perfil histórico de las instituciones, es, como todo el resto del mundo sensible o de la experiencia, algo fantasmal. El esquema de lo auténticamente justo se contiene tan sólo en la pura idea dela justica.

Platón compara el Estado con el ser humana; lo concibe como una especie de hombre gigantesco; considera que el Estado tiene la misma estructura y el mismo funcionamiento que el hombre individual. Hay en el ser humano y hay en la ciudad un elemento llamado a dirigir: la razón o inteligencia en aquél, los magistrados en esta. Hay también, lo mismo en el hombre que en el Estado,...
tracking img