La medicina en el porfiriato

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1338 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La medicina en el porfiriato

Las dificultades para controlar la propagación de la sífilis y de las enfermedades venéreas, antes de la llegada de la penicilina, hacen recaer su control en la reglamentación y en el presidio para las prostitutas. La eficacia parcial de los tratamientos explica también que existan controversias sobre la utilización del “específico” por excelencia -el mercurio-, ya la vez se produzcan reticencias para la aplicación de un nuevo medicamento, de origen alemán, el Salvarsán o “606”. Sin duda, para los sifilógrafos, el advenimiento de este nuevo remedio a la vez que causa expectativas por la posibilidad de curación, cuestiona los tradicionales métodos aplicados.

La introducción del 606 se ubica en un momento distinto. El porfiriato está anunciando su fin yla comunidad médica ha renovado sus generaciones. Nuevos actores intervienen en la cuestión de la sífilis y a la vez que se insiste en la necesidad de la profilaxis venérea, se pone  mayor atención  en las consecuencias que el padecimiento trae para la herencia. Una nueva concepción se está gestando en cuanto a la enfermedad, se trata ahora de redimir a las clases desposeídas de los males derivadosde la miseria.

A inicios del siglo XX se realizan reñidas polémicas entre abolicionistas y reglamentaristas, sin embargo en México la reglamentación de la prostitución se ejerció en buena parte del país. Después de 1910, La Sociedad Mexicana Sanitaria y Moral, a través de su órgano informativo El Amigo de la Juventud, interviene de manera activa para realizar una campaña moralizadora y deprofilaxis venérea.

Pública que imponía el laicismo. Además, a mediados de 1888 inició la construcción de un mercado en Guadalajara y dispuso convenientes reformas a la Escuela de Medicina

En 1909 se recibieron, además de 50 médicos, solamente dos especialistas: uno en ginecología y otro en psiquiatría. La cirugía fue la rama de la medicina que destacó más en México en 1870 el titulo era demédico-cirujano, en 1879 de médico y en 1906 de nuevo como médico- cirujano

La propagación de la sífilis y de las enfermedades venéreas antes de la llegada de la penicilina, hicieron que su control recayera en la reglamentación y en el presidio para las prostitutas. La eficacia parcial de los tratamientos explica también que existieran controversias sobre la utilización del "específico" porexcelencia -el mercurio-, y que también hubiese reticencias para la aplicación de un nuevo medicamento de origen alemán, el Salvarsán o 606. La aparición de este nuevo remedio causó tantas expectativas por la posibilidad de curación, como cuestionamientos de los métodos tradicionales aplicados.

La introducción del 606 ocurre cuando el Porfiriato está anunciando su fin y la comunidad médica ha renovadosus generaciones, insistiendo en la necesidad de la profilaxis venérea y poniendo mayor atención en las consecuencias que el padecimiento trae para la herencia. En ese momento se gestó una nueva concepción en cuanto a la enfermedad: se trata ahora de redimir a las clases desposeídas de los males derivados de la miseria. En México, la reglamentación para el ejercicio de la prostitución se ejercióen buena parte del país. Después de 1910, la Sociedad Mexicana Sanitaria y Moral, a través de su órgano informativo

El hallazgo del "microbio de la sífilis" es narrado con pasión por el doctor Ricardo Cícero. En el umbral del siglo XIX la medicina se empeñó en convertirse en un saber científico. Bajo esa pretensión las anteriores formas de representar y explicar a los cuerpos y la enfermedad setransformaron. Ahora el médico buscaba un lenguaje que devolviera, con transparencia, al cuerpo mirado. Efectivamente, buscando la verdad de lo patológico, los sentidos se vuelven transmisores de datos. Desde entonces, la práctica médica recoge, detalle a detalle cada signo que denuncie la desviación y la patología: ojos que ven, oídos que tocan, dedos que piensan. Bajo el imperio de los...
tracking img