La pantalla global

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 144 (35856 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
II. LA
 IMAGEN-­‐EXCESO
 
De
 la
 era
 del
 vacío
 hemos
 pasado
 a
 la
 era
 de
 la
 saturación,
 de
 la
 demasía,
 de
 lo
  superlativo
 en
 todo.
 Así
 como
 la
 sociedad
 hipermoderna
 se
 distingue
 por
 una
  proliferación
 de
 fenómenos
 hiperbólicos
 (bursátiles
 y digitales,
 urbanos
 y
  artísticos,
 biotec-­‐
 nológicos
 y
 consumistas),
 así
 el
 hipercine
 se
 caracteriza
 por
 una
  huida
 hacia
 delante
 supermultiplicada,
 una
 escalada
 de
 todos
 los
 elementos
 que
  componen
 su
 universo.1
  Esto
 se
 refleja
 de
 entrada,
 al
 nivel
 de
 lo más
 concreto,
 en
 la
 longitud
 misma
 de
 la
  película.
 En
 otro
 tiempo,
 esta
 cuestión
 es-­‐
 tuvo
 ligada
 a
 la
 cantidad
 de
 bobinas,
 que
  imponía
 una
 duración
 media
 de
 90
 minutos.
 Sólo
 rebasaban
 esta
 medida
 las
  películas
 excepcionales
 y
 cuya dimensión
 de
 saga
 y
 de
 gran
 espectáculo
 lo
  justificaba:
 así,
 por
 ejemplo,
 las
 3
 horas,
 42
 minutos
 de
 Lo
 que
 el
 viento
 se
 llevó.
 En
  la
 actualidad,
 sin
 embargo,
 la
 tendencia
 es
 la
 duración
 ilimitada,
 sin
 que
 por
 lo
  general
 haya
 razones dra-­‐
  1.
 Sobrelosvínculosdelahipermodernidadyelexceso,véansePaulVi-­‐
 rilio,
 Vitesse
 et
  Politique,
 Galilée,
 París,
 1977
 [trad.
 esp.:
 Velocidady
 política,
 La
 Marca,
 Buenos
  Aires,
 2006];
 Jean
 Baudrillard,
 Les
 Stratégies
 fatales,
 Gras-­‐
 set,
 París,
 1983
 [trad.
  esp.:
 Las estrategias
 fatales.
 Anagrama,
 Barcelona,
 2006];
 Marc
 Auge,
 Non-­‐lietix,
  Seuil,
 París,
 1992
 [trad.
 esp.:
 Los
 no
 lugares,
 Gedisa,
 Barcelona,
 1993];
 Pierre-­‐André
  Taguieff,
 L'Effacement
 de
 lavenir,
 Galilée,
 París,
 2000;
 Gilíes
 Lipovetsky,
 Les
 Temps
  hypermodernes,
 op. cit.
  73máticas
 que
 lo
 justifiquen.
 La
 duración
 media
 de
 las
 películas
 ha
 pasado
 poco
 a
  poco
 a
 lh
 40m,
 luego
 a
 lh
 50m
 y
 ahora
 rozan
 las
 2h.
 Y
 naturalmente,
 entre
 las
  superproducciones
 no
 hay
 gran
 espectáculo
 que
 dure
 menos
 de
 tres horas:
 Titanic
  dura
 3h
 lOm;
 y
 Kíng
 Kong,
 siempre
 gigante,
 no
 hace
 más
 que
 alargarse
 con
 cada
  nueva
 versión:
 la
 de
 Marian
 C.
 Cooper
 y
 Ernest
 B.
 Shoed-­‐
 sack,
 de
 1933,
 lh
 40m,
 la
  de
 John
 Guillermin,
 de
 1976,
 2h
  I4m,
 y
 la de
 Peter
 Jackson,
 de
 2005,
 3h.
 Esta
 huida
 hacia
 delante
 se
 plasma
  totalmente
 en
 otro
 do-­‐
  minio,
 en
 las
 películas
 muy
 espectaculares,
 con
 mucha
 acción,
 suspense
 y
 violencia
  visual.
 Destinadas
 con
 frecuencia
 a
 un
 público
 más
 adolescente
 que adulto,
 las
 

megaproducciones
 hollywoodenses
 se
 basan
 en
 las
 claves
 de
 los
 géneros
 clásicos
  (terror,
 guerra,
 catástrofes,
 ciencia
 ficción),
 que
 renuevan
 con
 estímulos
  sensoriales
 gracias
 a
 efectos
 especiales,
 un
 ritmo
 in-­‐
 fernal,
 explosiones
 sonoras,
  un...
tracking img