La pastoral urbana como desafio evangelizacion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 38 (9398 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA PASTORAL URBANA COMO DESAFÍO EVANGELIZADOR



Proclamar a todos los hombres la salvación querida por el Padre y posibilitada en Jesucristo e invitar y vivir la conversión por la fuerza del Espíritu, para que el Reino de Dios se haga visible en cada lugar del universo, constituye el ser y la misión eclesial. En ese empeño evangelizador, la historia testimonia y evidencia el papelprotagónico de las urbes, ya desde los tiempos apostólicos, como lo testimonian los escritos neotestamentarios y patrísticos, y la prescripción nicena de constituir una Iglesia en cada polis. Iglesia y mundo urbano no solo no se oponen, ni tampoco se yuxtaponen, sino que, dentro del marco de la pedagogía divina, se integran sin perder su identidad, en un proceso en el que la relación se torna vocación: laIglesia está llamada a encarnarse en las culturas, y el entramado urbano está llamado a hacerse cada día más comunidad, más ekklesia.
En términos sociológicos, sin embargo, la orientación hacia la ciudad moderna ha sido bastante negativa, sobre todo por la influencia de la dicotomía rural-urbano y a veces, por una cierta desconfianza frente a todo lo que se vincule a la ciudad; por cuanto lacohesión social suele ser vista como una característica de la pequeña comunidad agraria tradicional —y de ello se sigue casi necesariamente realidad urbana carece de cohesión social—, los análisis del mundo urbano y las proyecciones de su futuro suelen ser bastante pesimistas. Casi se puede leer lo mismo en muchos acercamientos pastorales.

1. Estado de la cuestión
El fenómeno urbano, que encuanto expresión civilizadora hunde sus raíces en la historia de la América precolombina, es desarrollado por la fuerza fundacional hispano-lusitana, y antecede los procesos de consolidación urbana y de estructuración eclesial vividos durante la época colonial y el inicio del período republicano. Pero el crecimiento desmesurado de las ciudades en América Latina, comenzado a finales del siglo pasado,alimentado después de la Primera Guerra Mundial, fortalecido después de la Segunda y acrecentado inmisericordemente en la década de los años sesenta en razón de problemas internos de los países, continúa avanzando implacablemente. Y con ello se radicalizó la especificidad del fenómeno urbano en el subcontinente en relación con otros procesos de industrialización, de crecimiento demográfico y deconstitución morfológica, y se configuró una nueva y singular realidad cultural y religiosa, que se evidencia con particular fuerza en las grandes metrópolis del continente.
Estadísticamente, el promedio de la población urbana en relación con la población total en 1950 era el 39%, en 1960 el 46%, en 1970 el 57.5%, en 1980 el 65.7%, en 1990 el 72.6% y en el 2000 el 77%; en países como Argentina,Chile, Uruguay y Venezuela, la población urbana es superior al 85%; 13 ciudades latinoamericanas se encuentran entre las 100 áreas metropolitanas más pobladas del mundo; de las 15 ciudades más populosas del plantea, 4 son latinoamericanas, con población superior a los 10 millones de habitantes[1].
Ciertamente, el drama humano no se puede medir sólo en términos cuantitativos, y en este campo, lamisma percepción del fenómeno manifiesta una progresiva evolución: de la inicial constatación del veloz crecimiento poblacional de las ciudades, se pasa a la toma de conciencia de un nuevo estilo de vida que se impone, de una mentalidad urbana que traspasa los límites de las ciudades y que se difunde por doquier. Numerosas investigaciones y publicaciones realizadas por las distintas áreas de lasciencias sociales evidencian las implicaciones de una compleja realidad que parece escapar a cualquier esfuerzo de comprensión global.
En el campo pastoral, los primeros estudios estadísticos dejaron constancia de la disminución de la práctica religiosa en las ciudades, del escaso influjo de la parroquia, tradicional baluarte eclesial, y de la creciente insuficiencia del número de sacerdotes y...
tracking img