La prensa peruana abolicionista y antiesclavista entre los siglos xvi al xix

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2475 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Prensa abolicionista y antiesclavista entre los siglos XVI al XIX
A mediados del siglo XIX, el diario “El Comercio” de Lima en su edición del 27 de marzo de 1854 anunciaba “En la noche del 23 se ha fugado de casa de sus amos una zamba llamada Lorenza con dos hijos, hombre y mujer. La persona que diera razón de su paradero en la calle de Mariquitas casa Nº 95 tendrá una gratificación y quienla oculte sufrirá las penas por la policía.” Para ese tiempo (siglo XIX) quedaban pocos esclavos y eran más los de negros manumisos. Solo nueve meses después, el 03 de diciembre de 1854, el Mariscal Ramón Castilla mediante el “Decreto de Huancayo” proclama la abolición de la esclavitud en el Perú.
Existen interesantes estudios sobre la posición de la prensa peruana durante el debate abolicionistaen los tiempos anterior y posterior a la firma del decreto. Algunos de ellos son “El Decreto de Huancayo. La Abolición de la Esclavitud en el Perú” (2004) del historiador francés Jean Pierre Tardieu; “El Discurso Abolicionista en la prensa peruana 1800 – 1850” de John Rodríguez Asti; “Afroindios entre los siglos XVI al XX” (UNESCO – 2004); entre otros.
Considero oportuno aportar la informacióndivulgada en “El Mercurio Peruano”, “El Comercio” de Lima, diario “El Peruano” y diario “El Correo Peruano”; poco tiempo antes a la firma del Decreto de Huancayo. Esto con la finalidad de ir configurando el escenario de la sociedad peruana y su consideración con respecto de los negros y los esclavos, especialmente a inicios de la república. Un dato interesante: en Lima, la capital del Perú, ciudaddonde se publicaban y circulaban los periódicos antes mencionados, según el censo del Virrey Gil de Taboada (1790) los negros representaban el 17% de la población, los indios y mestizos el 15%, los mulatos el 16%, los zambos y chinos el 9%.
Olinda Celestino, en “Afroindios entre los siglos XVI al XX”, brinda una selección de artículos publicados en el “Mercurio Peruano” e infiere que Losmercuristas, como portavoces de la élite local, preferían la división natural en castas. A continuación algunos textos literales aparecidos en diversos números de tan importantes medios de información, es necesario leerlos notando que he dispuesto su orden cronológicamente de manera que los últimos corresponden al momento previo a la abolición de la esclavitud y los primeros al inicio del fenómenoesclavista:
“El indio como conquistado odia por lo general cordialmente al español. En cuanto a los mestizos aman más a los españoles que a los indios, de quienes, segregándose, se declaran enemigos mortales”
“Mientras los indios detestan a los negros, éstos son mirados en menos por los mulatos, a quienes ven como inferiores a los mestizos, y a todas estas razas trata como superior el español”.
En elartículo titulado “Ideas de las congregaciones públicas de los negros bozales”, el autor los trajes de los esclavos en las fiestas del Corpus:
“Esta decoración, que sería agradable en una máscara de carnaval, parece indecente en una función eclesiástica, y más en una procesión, en que el menor objeto impertinente profana la dignidad del acto sagrado y disipa la devoción de los concurrentes”Sobre la música “sumamente desapacible: sacan un ruido musical golpeando una quijada de caballo o borrico, descarnada, seca y con dentadura movible; lo mismo hacen frotando un palo liso con otro entrecortado en la superficie. El instrumento que tiene algún asomo de melodía es el que llaman marimba”.
“Las diversiones de los negros bozales son las más bárbaras que se pueden imaginar. Su canto es unaúllo. De ver sólo los instrumentos de su música se inferirá lo desagradable de su sonido. La quijada de un asno, bien descarnada, con su dentadura floja, son las cuerdas de su principal instrumento, que rascan con un hueso de camero, asta u otro palo duro con que hacen unos altos y tiples tan fastidiosos y desagradables que provocan a tapar los oídos o a correr a los burros”.
“Por lo demás...
tracking img