La sombra del caudillo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2120 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 9 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La novela empieza cuando Ignacio Aguirre va platicando con su amigo Axkaná
en un cadillac; Aguirre le pide a Axkaná que hablé con el Oliver ya que Aguirre
no quería aceptar la candidatura para presidente. Ya que el “caudillo” ya había
elegido su sucesor y este era Hilario, así que no había mucho que hacer.
Axkaná baja de auto y Aguirre sigue su camino, hasta percatarse de que por la
calle vacaminando Rosario, la muchacha con la cual él tenía intenciones. Así
que se baja del carro y le dice que si puede acompañarla en su paseo y se van
caminando hasta que la lluvia impide que continúen con su paseo. Ya en el carro
de Aguirre, él la abraza y la besa, al principio ella se enoja pero después se
acurruca en su pecho.
Al siguiente día Aguirre y Axkaná recogen a otro de sus amigos,Tarabana. Éste
comienza a hablar de un negoció conocido como “Águila”, dice que hoy le darían
la primera parte del dinero. Fue entonces cuando Axkaná le reclama a Tarabana
por estar metido es esos negocios y por meter a Aguirre.
Tuvieron una comida con gente muy importante de la política y altos
funcionarios. Ahí Encarnación Reyes trató de convencer a Aguirre para que
aceptara la candidatura.Hubo un brindis en el cual todos estaban emocionados
porque decían que el próximo gobierno sería para todos.
Es aquí en donde Axkaná habla con Oliver y discuten el porque de que Aguirre
no quiera aceptar la candidatura, al final los dos acordaron que Aguirre aunque
aceptará después procedería.
Al finalizar la comida se dirigieron hacia casa de “la Mora” en donde bebieron y
platicaron sobrepolítica;
Oliver quería poner ebrio a Aguirre para que este le soltara la información que él
quería, sin embargo Aguirre no lo hizo.
Se iban a realizar elecciones así que todos andaban muy emocionados,
comenzaron las fiestas, entrevistas, apuestas sobre quien sería el próximo
presidente, Aguirre o Hilario. Políticos militares hablaban con Aguirre al oído, el
lenguaje de todos era el mismo, yluego iban a ver a Hilario ante el cual repetían
las mismas palabras.
Un día Aguirre fue a buscar al Caudillo para ofrecerle una disculpa. Además
trató de demostrarle que a él no le importaba la presidencia lo cual el Caudillo no
le creyó.
Después se fue para casa de Rosario, para sentirse mejor después de la
discusión que tuvo con el Caudillo.
Aguirre mandó buscar a Axkaná para contarlesobre su plática con el Caudillo.
Axkaná vió muy triste a Aguirre ya que el Caudillo no le había creído y por
chismes que le habían llegado. Para Axkaná esto era algo muy lógico y fue por
eso que no comprendió porque Aguirre se puso así. Él estaba de acuerdo con el
caudillo la amistad y la política no van de la mano. El Caudillo apoyaba a Hilario
y no había nada más que hacer, excepto hablarcon Hilario.
Y así fue habló con Hilario y le dijo que a él no le importaba la presidencia, él
tampoco le creyó del todo así que le pidió que se lo demostrara por medio de
quitar a Reyes del mando de las tropas de Puebla y poner en su lugar a quien
Hilario quisiera. Con esto Hilario quería que este Reyes supiera que Aguirre
estaba de acuerdo y además que el Partido Progresista lo proclamararápido y si
no que lo dejara a Axkaná. Esto a Aguirre no le pareció ya que sería como
entregar a sus amigos, le dijo que renunciaría a la Secretaría de Guerra pero
sería lo único y Jiménez no acepto.
La gente comenzó a desconcertarse por si Aguirre aceptaba la presidencia a o
no. Esto se manifestó con que muchos diputados se volvieron hilaristas. Oliver al
ver lo sucedido planeo y comentó conAgustín Domínguez, Correas, y Catarino,
cambiar de candidato a Hilario, pero Hilario tenía que aceptar a cuatro cosas: 2/3
del total de curreles del futuro congreso, el control de los poderes locales y
municipales, el ayuntamiento de la ciudad de México, y la mitad de los carteras
del futuro gabinete.
E Hilario aceptó y se realizó una convención para dar a conocer al candidato, sin
embargo...
tracking img