Leer para otros

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1747 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 14 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LEER PARA OTROS

Las imágenes de la Europa medieval ofrecían una sintaxis sin palabras a la que el lector añadía silenciosamente una narración. En nuestro tiempo, al descifrar las imágenes de los anuncios, de los videos, de las historietas, también prestamos a la narración no sólo voz sino vocabulario.

Pero la mayor parte del tiempo se limita a disfrutar con la voluptuosa sensación dedejarse llevar por las palabras, se siente, de una manera corporal, que estaba de verdad viajando a algún lugar maravillosamente remota, a un sitio que apenas se atreve a vislumbrar en la última página del libro, todavía secreta.

Pero como Martínez descubrió muy pronto, el analfabetismo era el obstáculo mas grave para que la Aurora llegara a ser verdaderamente popular, a mediados del siglo XX apenasel 15 por ciento de los trabajadores cubanos sabía leer. La Aurora informaba de que ha comenzado la lectura en los talleres, la iniciativa se debe a los honrados trabajadores de El Fígaro.

El material para aquellas lecturas, acordado de antemano por los trabajadores abarcaba desde opúsculos políticos y libros de historia a novelas y colecciones de poesía tanto modernas como clásicas. Teníansus libros preferidos: EL Conde de Montecristo, por ejemplo, llegó a ser tan popular que un grupo de obreros escribió a Dumas, poco antes de su muerte en 1870, pidiéndoles que les permitiera dar el nombre de su personaje a uno de los tipos de cigarros. El novelista francés accedió.

Como en las fábricas cubanas, el libro para la lectura no se elegía al azar, pero, a diferencia de las fábricas, enlas que los títulos se elegían por consenso, en el claustro realizaban la elección las autoridades de la comunidad. Para los trabajadores cubanos, los libros podían llegar a ser posesión privada de cada oyente; pero los discípulos de san Benito debían evitar el júbilo, el placer personal y el orgullo, puesto que la alegría producida por el texto había de ser comunitaria y no individual.

Habíadiferentes maneras de oír un texto. A partir del siglo XI, y por todos los reinos de Europa, juglares itinerantes recitaban o cantaban sus propios versos y los compuestos por sus maestros trovadores, que los juglares acumulaban en sus prodigiosas memorias. Los juglares acumulaban en sus prodigiosas memorias. Los juglares actuaban en las ferias y en los mercados, así como en las cortes. Eran en sumayor parte de origen humilde y, de ordinario, se les negaba tanto la protección de la justicia como los sacramentos de la Iglesia.

Oír la lectura de un libro era un experiencia algo distinta. El recital de un juglar tenía las características de una interpretación, y su éxito o su fracaso dependía en gran parte de la habilidad del artista para cambiar de expresión, puesto de la habilidad delartista para cambiar de expresión, puesto que el contenido era bastante previsible. Aunque una lectura pública también dependiera de la habilidad del lector para “actuar”, se daba mas importancia al texto que al lector.

En el siglo XVII las lecturas públicas informales eran muy corrientes. Al detenerse en una posada cuando va en busca de don Quijote, el cura, que ha quemado con tanta diligenciabuena parte de los libros de la biblioteca del caballero, explica a los presente cómo la lectura de relatos de caballerías ha trastornado a don Quijote.

En tiempos de san Benito se consideraba que escuchar a un lector era un ejercicio espiritual; en siglos ulteriores esa elevada finalidad podía utilizarse para ocultar otros propósitos menos correctos. Así por ejemplo, a comienzos del sigloXIX, cuando en Gran Bretaña todavía se rechazaba la idea de una mujer erudita, escuchar a un lector se convirtió en una de las maneras de estudiar socialmente aceptadas.

Puesto que leer en voz alta no es un acto privado, la elección del material de lectura ha de ser socialmente aceptable tanto para el lector como para sus oyentes. En la rectoría de Steventon, en Hampshire, los miembros de la...
tracking img