Leyenda hidalguense

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1292 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Regresó del Infierno.

Cuenta una leyenda que allá por el año de 1770, en una de las casas grandes de la calle principal del Real y Minas de Pachuca, don Pedro Ramírez de Trabueso y Dávila, rico hacendado pariente de doña Micaela, esposa de don Pedro Romero de Terreros, agonizaba rodeado de familiares y su médico de cabecera; su esposa Ramona le decía llorando, suplicando:
-No te vayas miseñor, tus hijos y yo moriremos de tristeza por tu ausencia.
-¡Ya mujer, deja de llorar! No es mi voluntad morirme, sálganse todos por favor.
Usted se queda doctor –le contestó don Pedro con debilidad.
Obediente y con lágrimas, la señora le contestó:
-Como tú mandes mi señor. Salgamos hijos.
El médico se quedó asombrado por la actitud de su paciente y le preguntó:
-Dígame señor, ¿Qué es lo quequiere que haga?
-Usted doctor sabe mejor que nadie, que tengo un don para saber cosas anticipadas, supe el día que mi madre iba a morir, predije la muerte de mis tíos, también le advertí a mi cuñado don Pedro Romero de Terreros, del tumulto y ruido popular que iba a suceder en Real del Monte, que por poco le cuesta la vida. Ahora sé que me voy a morir, pero quiero que me ayude a hacer unexperimento.
-No lo entiendo, señor.
-Desde niño soñé con desafiar una incógnita imposible.
-No lo acabo de entender, en qué forma puedo ayudarle al experimento que me dice.
-Con su ayuda podré recorrer el velo del misterio, descubrir si hay vida después de la muerte.
De pronto tocaron la puerta insistentemente.
-Abran, soy el cura don Nicolás, del Santo Oficio; vengo a darle los Santo Óleos.-Ábrale, doctor, él servirá para lograr mi propósito.
Cuando abrieron la puerta, el cura les dijo furioso:
-No pueden cerrar la puerta, y menos a un ministro de Dios que viene a darte la confesión, los Santos Óleos para que puedas salvar tu alma.
Don Pedro estaba casi moribundo y con trabajo dijo:
-Por favor, señor cura, como última voluntad quiero que usted y el doctor me ayuden a bien morir.Usaremos un magnetismo entre los tres para que sirva de comunicación y por medio de la ciencia del doctor y sus rezos, mantendrán mi alma atada a mi cuerpo; quiero decir que si muero, seguiré presente ante ustedes y les daré testimonio de lo que hay en el más allá.
Enojado, el cura le puso enfrente un crucifijo y le dijo:
-Lo que pretendes es imposible, absurdo, es retar a la muerte, al poder de Dios,sólo nos ha enseñado lo que tiene en su reino. No estoy de acuerdo en ser cómplice de tus herejías.
Pedro lo miró con ojos de piedad y le suplicó:
-No se puede negar, señor cura. Es mi última voluntad y debe respetarla como un secreto de confesión.
-Te equivocas, como tu confesor tengo facultades para hablar ante el tribunal de la Santa Inquisición para que te manden a la hoguera antes de quete mueras.
Pedro, ignorando al cura, le dijo al médico:
-Haga lo que le pedí, doctor, siento que el alma se me escapa.
-Lo intentaremos como usted quiere, señor, y que sea la voluntad de Dios.
El médico prendió una vela y la pasó por la cara de don Pedro y le dijo:
-No deje de mirar la luz, es este momento quedará bajo mi poder. Se siente cansado, sus ojos se cierran. Duerma profundamente, suvoluntad será la mía. Obedecerá mis órdenes, su espíritu dejará su envoltura pero usted me hablará.
El cura les ordenó que no siguieran.
-Me quejaré ante el tribunal de lo que están haciendo y usted será juzgado severamente, doctor.
-¡Cállese por favor! Es mejor que salga.
-Eso es lo que quisieran, pero voy a permanecer para ver qué es lo que hacen fuera de nuestra religión, para condenarlosa los dos.
El médico tomó el pulso de don Pedro y muy preocupado dijo en voz alta:
-Ya se murió.
Vino un pesado silencio. Luego, otra vez el doctor tomó la mano de don Pedro y sin dejar de apretarla, le dijo en el oído:
-Responda lo que le voy a preguntar.
De pronto se escuchó un gritó angustioso de don Pedro, quien temblaba de pie a cabeza.
-Ah, siento mucho frio, estoy flotando en...
tracking img