Libertad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1206 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL DESEO DE LIBERTAD DEL HOMBRE
Hay palabras que solo pronunciarlas transmiten una sensación agradable y positiva. Sobre todo por el propio significado que poseen o por el espíritu que transmiten. Y parece que eso es así en todos los idiomas. Es lo que suele ocurrir, por ejemplo, cuando se pronuncia en español la palabra libertad. Quizá sean pocas las palabras que representen tan bien lo quesiempre ha sido uno de los más profundos anhelos del ser humano: ser y sentirse libre.
Desde el mismo comienzo de la vida deseamos ser libres. Cuando se intenta, por ejemplo, sujetar con fuerza para que no se mueva a un niño de año o año y medio, puede observarse cómo éste lucha con todas sus fuerzas por liberarse, aunque al final quede completamente extenuado. Y es que no soporta sentirse sujetode ningún modo; y así seguirá siendo a lo largo de toda su vida.
La libertad como ideal siempre se valora, aunque hay que reconocer que la libertad de acción real siempre es relativa, tiene sus propios límites; es verdad que tenemos libertad, por ejemplo, para lanzarnos al vacío desde un edificio alto y sin paracaídas, pero es obvio que las consecuencias serían nefastas para nosotros mismos. Lomismo ocurre, por ejemplo, con las libertades cívicas. Tienen también sus propios límites, tal y como se indica en el Artículo 29.2 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos:
En el ejercicio de sus derechos y en el disfrute de sus libertades, toda persona estará solamente sujeta a las limitaciones establecidas por la ley con el único fin de asegurar el reconocimiento y el respeto delos derechos y libertades de los demás, y de satisfacer las justas exigencias de la moral, del orden público y del bienestar general en una sociedad democrática.”
La expresión libertad abunda en infinidad de escritos filosóficos, declaraciones de derechos o canciones populares. Solo en la Declaración Universal de los Derechos Humanos esa expresión aparece veintiuna veces. En ella se refleja,1.la libertad como ideal a alcanzar (Artículo 3)
2.libertad de pensamiento, de conciencia y de religión (Artículo 18)
3.libertad de cambiar de religión o de creencia (Artículo 18)
4.libertad de manifestar la religión o creencias propias (Artículo 18)
5.libertad de opinión y de expresión (Artículo 19)
6.Libertad de reunión y de asociación pacíficas (Artículo 20)
7.Libertad de voto(Artículo 21.3)
En el ámbito de la convivencia con otros, es bien conocido el dicho de que “mi libertad acaba donde empieza la de los demás, por lo que indefectiblemente ese ejercicio de libertad incluye también los deberes y las obligaciones que tenemos con otras personas. En muchos Códigos penales se contempla la privación de libertad o penas de cárcel para ciertas infracciones de la ley. Solo quienhaya pasado alguna vez por prisión puede entender realmente lo que se siente cuando no se tiene libertad de movimiento o se está permanentemente recluido. Por ejemplo, las condiciones de los presos eran tan nefastas antes del siglo XVIII, que el jurista italiano Cesare Beccaria (1738-1734) se vio impulsado a escribir su famoso tratado De los Delitos y las Penas, el cual proporcionó guía jurídicapara los Códigos penales de muchas naciones europeas y Estados Unidos. Con ello apeló a una mayor humanidad en el trato de los presos, a evitar la tortura y a la necesidad de proporcionalidad entre los delitos y las penas.
Por otro lado, hay que reconocer que nuestro grado de libertad está muy a menudo condicionado por nuestras propias circunstancias. Quizá por eso Ortega y Gasset dijo aquello deque “yo soy yo y mi circunstacia, y si no la salvo a ella no me salvo yo.” Ni que decir tiene que, dependiendo de las circunstancias personales de cada uno, el campo de acción en libertad podrá ser muy diferente. Por otro lado, cuanto menor sea el grado de interferencia de otros humanos o de instituciones, mayor será el sentido de libertad que uno tenga.
En el cristianismo, también la libertad...
tracking img