Libro

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (406 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Lagrimas en Madrid

Jamas pensé que mi vida era tan mínima

Desde que sali de la estación de Atocha en Madrid, pensaba que este corto trayecto desde el terminal cuatro del aeropuerto de Barajasme generaba la ilusión de encontrarme con una realidad distinta a la que había vivido hasta entonces, pero, me equivoque a pesar de los años supuestos de experiencia que solían mantenerme atento a lascircunstancias de mis actos y errores comunes y tan patéticos, que bueno finalmente me golpearon la cabeza. Mientras seguía parado en el umbral de la salida sur del terminal, donde convergen,gentíos, carros de trenes, el “ave”, los restaurantes de comida light y de la no tan light, todos ellos de alguna forma azotados por la humedad del jardín interior que se alimenta a goteras y chorrospermanentes de agua que provienen de unos postes debidamente alineados. La temperatura esta dentro de los rangos del verano madrileño cercano a los 39 grados que a decir verdad no se sienten como si fuera unlátigo solar como el que se siente en Santiago por ejemplo, pobre del que se coloca en pleno centro de Santiago a 39 grados. Tortura por lo menos.
A pesar de las gentes del ruido y de la humedad dela estación, logro salir a la calle y ver como se colocaban en estricto orden una serie de taxis de color blanco y pintados con una franja roja, mas parecía la camiseta de River, bueno es común paraun pelotero como yo mezclar las camisetas de futbol con los colores institucionales.
Y como en todas las grandes ciudades existen conflictos sociales que por estos días se ven aún con mayorcomplejidad, por cierto, habían dos conductores que se tranzaban en una discusión que al poco andar se transformo en una gresca mayor que termino con la intervención de algunas policías que al principiomiraban con recelo el actuar de estos taxistas y ya no eran dos sino que una cincuentena trenzada a golpes y claro los policías en el lugar no pudieron contener los abates de uno y otro bando, más...
tracking img