Linguistica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4705 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 6 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Unidad 3

• La Puntuación: las Reglas y el temperamento

“ Estos pequeños signos –puntos y comas- intercalados en la escritura, son a modo de hitos que ayudan a nuestra mente a seguir el pensamiento del que escribe. Pruébese, por ejemplo a suprimir en página literaria todo signo de puntuación. Inténtese, después, la lectura: comprobaremos que cuesta gran trabajo seguir el hilo del curso. “43

LA PUNTUACIÓN: LAS REGLAS Y EL TEMPERAMENTO Cualquier Gramática elemental nos da suficientes reglas de puntuación. No obstante, conviene recordar aquí las principales, para que esta breve teoría nos ayude en la resolución de los casos prácticos. Cabe hacerse la siguiente pregunta: ¿En realidad, hay reglas para puntuar? Porque, la verdad sea dicha, leyendo a los buenos escritores, seobservan diferencias de puntuación: éste pone "punto" donde aquél escribe "coma" y ése "punto y coma"... ¿Qué hacer entonces? He aquí nuestra respuesta: Á pesar de que la puntuación sea materia un tanto elástica, conviene tener en cuenta las susodichas reglas y adaptarlas luego a nuestro temperamento. Lo que no puede hacerse en modo alguno es despreciarlas en absoluto. Estos pequeños signos -puntos ycomas-, intercalados en la escritura, son a modo de hitos que ayudan a nuestra mente a seguir el pensamiento del que escribe. Pruébese, por ejemplo, a suprimir en una página literaria todo signo de puntuación. Inténtese, después, la lectura: comprobaremos que cuesta gran trabajo seguir el hilo del discurso. Un ejemplo reciente de estos procedimientos, lo tenemos en la novela Ulisses, de James Joyce.El autor, al final de la obra, inserta un extenso capítulo sin un solo signo de puntuación. Resultado: mareo del lector. Parece como si nos hubiéramos metido en un laberinto de palabras desordenadas, confusas, sin sentido: cual si nos hubiésemos perdido en un bosque de signos cabalísticos. Con esta experiencia basta para convencernos de la necesidad de los puntos y las comas. Ahora bien, comodice Azorín, "la puntuación tiene una base más ancha que la decisión personal, que el capricho del escritor. Esa base es la psicología. El estilo es la psicología; no puede uno tener el estilo que quiere. No basta decir: Yo voy a poner punto y coma donde los demás ponen punto. Y voy a poner punto donde la generalidad de las gentes ponen punto y coma". Y, más adelante, insiste: "¿Cuestión depsicología el puntuar? Evidentemente. Varía la puntuación a lo largo del tiempo, como varía no mucho la sensibilidad. Varía la manera que el hombre tiene de sentir, y varia el modo de expresar ese sentimiento. Cosa curiosa es ver cómo puntuaban los antiguos y cómo puntuamos nosotros..." 1.
Recomendamos al lector un curioso, entretenido y aleccionador ejercicio: elíjase un trozo cualquiera de un escritorespañol clásico: Cervantes, Quevedo; suprímase la puntuación original; puntuemos a nuestro modo. Compárense, luego, la puntuación del clásico y la nuestra: con toda seguridad observaremos más de una notable discrepancia.
1

A pesar de ello, insistimos en la necesidad de los signos de puntuación. Son tan precisos como las "señales de tráfico" en una gran ciudad. Ayudan a caminar y evitan eldesorden. a) La coma Según Amado Alonso y Henríquez Ureña, la coma tiene dos usos principales: 1.° Separar elementos análogos de una serie, sean palabras, frases u oraciones. EJEMPLOS: Ufano, alegre, altivo, enamorado. Ni tú lo crees, ni yo lo creo, ni nadie lo cree. 2.° Separar elementos que tienen carácter incidental dentro de la oración: EJEMPLOS: Buenos Aires, la capital, es una ciudad muypopulosa. Él, entonces, se detuvo. Yo, si me lo proponen, lo acepto. Obsérvese que se hubiera podido decir, en los ejemplos anteriores: "Buenos Aires es una ciudad populosa"; "El se detuvo"; "Yo lo acepto". Se han añadido aquellas palabras, frases u oraciones explicativas (subrayadas en los ejemplos), que, suprimidas, no alterarían el sentido de la oración. EJEMPLOS: Colón, que era genovés, descubrió...
tracking img