Metodologia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1084 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 12 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Poulet Archundia Infante
Matrícula: 07-011-0620

Los muertos que todavía viven

Recordar es vivir y para los mexicanos es aún más que eso. En la ciudad los México, se acostumbra mucho recordar a los muertos de diferentes maneras. El 1 y 2 de noviembre son todo un rito, sin embargo, el centro de la ciudad se viste de gala al presentar varias ofrendas en honor a los queya no están entre nosotros, es un día lleno de colores, las catrinas son las invitadas de honor, nos hacen sentir que la muerte no es un rito de dolor, sino un gran festejo y un día de alegría, recuerdo de aquellos que se nos adelantaron al otro mundo, donde sus almas pueden estar y descansar en paz.
En todas estas tradiciones hay un misticismo que rodea a las celebraciones:velas encendidas en esas grandes ofrendas, retratos que tienen un papel muy importante porque reflejan la imagen del difunto que se ha ido y la muerte que se presenta en sus variadas formas. Sin embargo, en México, es muy común presentar a la muerte no como algo triste, sino como algo alegre y un tanto humorístico. Un claro ejemplo es la muerte de José Guadalupe Posada, que es ya unatradición, la “catrina”, que en la época de la revolución era muy común como representación de una mujer de clase alta.
Pero como recordar es vivir, cuando solemos perpetuar a nuestros muertos, recordamos muchas cosas y por ello hacemos varios ritos junto con el misticismo que lleva esto.
La cálida tarde desprendía olores tan penetrantes que empapaban mi nariz, comoese olor tan típico de los muertos, el incienso, mientras que el frío se metía hasta lo más profundo de mi ser. Pasaba por mí un escalofrío que me provocaba algo interesante, pero también miedo y, al mismo tiempo, inquietud de lo que pasaba. Buscaba ver alguna respuesta a mi alrededor, pero todo se tornaba normal, la gente emocionada por ver los majestuosos altares que traían tradiciones demuchos lugares. Los niños pedían la tradicional calaverita, llenos de alegría porque les dieran unos cuantos dulces de azúcar.
La fascinación mexicana por la muerte es algo que ha trascendido desde hace tiempo y es por ello que cada vez que me encuentro en el zócalo de la ciudad de México me encanta presenciar todas estas esplendorosas ofrendas y cada una de ellas me sorprende por loque puede significar para cada entidad, representada en esos altares en conmemoración de los difuntos. Es emotivo ver que después de muertos las representaciones de la muerte sean algo alegre y no triste para los mexicanos.
Después de una buena visita al zócalo de la ciudad de México, me trasladé al panteón “Guadalupano”, donde se encontraba mi querida abuela, para ver a misdifuntos más allegados, que han partido para jamás regresar y estar mejor en el otro mundo de misterio y de calma, mientras que los vivos los seguimos recordando, como recuerdos imborrables.
No sé, pero al entrar en el panteón, sentí alegría, porque sabía que hoy era un día de felicidad y que le tendría que comprar flores a mi abuelita para adornar su tumba. Eso me hacía preguntarme “¿Quéflores le comprare?”, aunque lo primero que se me vino a la mente fueron las tradicionales cempasúchil; “sí, esas le gustaban a mi abuela”. Después que fui por muchas flores las coloqué y vi cómo la tumba se veía linda y esplendorosa con esas hermosas flores.
Después de adornar la tumba de mi abuela, fui a hacer un recorrido por todo el panteón y esto me hizo recordar muchas cosasde mis queridos difuntos pero, al adentrarme a mirar más de cerca la tumba de mi abuelita, sentía que un escalofrío recorría todo mi cuerpo y, de pronto, mientras iba caminando oí como si una voz me estuviera hablando, pero volteaba y nada, no era nadie. Creí que podría ser un muerto que no estaba bien o que no tenía aún descanso eterno.
Me espanté; sin embargo, alcancé a...
tracking img