Peregrinación de personas con discapacidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (573 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
¡AQUÍ ESTOY, SEÑOR, PARA HACER TU VOLUNTAD!

La mañana del domingo pasado los vecinos del barrio del Santuario se encontraron con unos visitantes inusitados. Eran alrededor de ciento veintepersonas con discapacidad (sordos, ciegos, parálisis cerebral, Down, etc.) que peregrinaban hacia el encuentro con Jesucristo en la Celebración Eucarística a los pies de la Virgen de Guadalupe y así decirlea Dios desde lo profundo de su corazón: ¡Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad!

En el trayecto de su peregrinar iban rezando el Santo Rosario interpretado en Lengua de Señas Mexicana (LSM) porlas manos de las personas sordas; las sillas de ruedas eran impulsadas por el fervoroso deseo de quienes aún con sus piernas inmóviles, nada les detenía en el trayecto por el paseo peatonal de PedroLoza; con bastones blancos y la mano sobre el hombro de un amigo, familiar o catequista, quienes carecen de la vista, veían desde su corazón cada vez más cerca el momento de llegar ante la VirgenMorena; la eterna sonrisa de los chicos Down contagiaba de gozosa devoción a los presentes; en fin, una maravillosa expresión de fe, ejemplo de un modo de vida en donde Dios se hace presente a cadainstante, catequesis viviente que nos enseña lo que es peregrinar por la vida haciendo la voluntad del Padre Bueno y Misericordioso del Cielo.

Poco a poco se fueron acercando al Santuario de Guadalupe,siempre acompañados por el Equipo de Catequesis Especial del SEDEC (Sección Diocesana de Evangelización y Catequesis) y bajo la guía amorosa del Padre Rubén Quintero. Al llegar al atrio fueron recibidospor el Sr. Cura Luis Gallo, quien lleno de alegría les dio la bienvenida y les compartió su deseo porque ésta fuera la primera de muchas peregrinaciones de personas con discapacidad a la casa de laSeñora del Tepeyac, quien a ellos como a San Juan Diego les recibía diciendo: “No temas, no estoy yo aquí que soy tu madre, no estás acaso en mi regazo protector”.

Llenos de fe y esperanza...
tracking img