Presentación de las jornadas de homenaje a león xiii en el centenario de su natalicio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1092 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Presentación de las Jornadas de Homenaje a León XIII
en el centenario de su natalicio

por Fabiela Villani de Meneghini
Presidente de la Asociación Guardia de Honor del Rosario Perpetuo
Córdoba, Argentina

Vincenzo Gioacchino Pecci
León XIII (1878-1903)

Con motivo de cumplirse el bicentenario del nacimiento de León XIII hemos querido rendir homenaje a este pontífice, de entrañablememoria para la Guardia de Honor, pues ha sido uno de los que más ha escrito acerca del Santo Rosario: alrededor de una treintena de documentos entre Encíclicas, cartas apostólicas y discursos. Uno de esos documentos, la Encíclica Laetitia Sanctae, del 18 de setiembre de 1893, es singular. Escrita cuando acababa de cumplir el cincuentenario de su ordenación episcopal (de allí el nombre de laencíclica, la Santa Alegría que le proporciona ese jubileo), tiene por objeto mostrar a los fieles cristianos que los remedios para la cuestión social se consiguen por el rezo del santo rosario.

En los primeros párrafos León XIII nos anuncia: no añadirá más alabanzas a las ya hecha sobre esta devoción; y afirma categórico: si son fieles devotos, nos beneficiaremos todos, cada uno y toda lasociedad.

La estructura de la encíclica es sencilla: menciona los tres males fundamentales del siglo, origen de la cuestión social, y a cada uno le opone, como antídoto, un misterio del santo rosario.
¿Cuáles son esos tres males o actitudes las más perjudiciales para el bien común? Son tres, y están interrelacionados, cada uno a la vez causa y consecuencia del otro:
* el horror a la vida modesta ylaboriosa
* el miedo a sufrir
* el olvido de la vida futura

Al reseñar esos males describe un mapa de su época, y también de la nuestra.

La repugnancia a la vida modesta y laboriosa, el abandono de los deberes, de la práctica de las virtudes, vulnera la sociedad toda, le inflige una herida tremenda pues trae como consecuencia que se rompan las relaciones familiares, se relaje la obedienciade los hijos a sus padres, se incumplan los deberes laborales, se desequilibren las clases sociales, se viole todo derecho, “que los ánimos se retuerzan en el odio y la envidia”. El remedio es la meditación de los misterios de gozo. Ellos presentan un modelo de virtudes, un arquetipo de vida honesta cual es la familia de Nazaret. Vida sencilla, ordinaria, respeto, armonía en el diario vivir,humildad. Es el espejo en el que debemos vernos: una familia que se esfuerza para lograr lo necesario para vivir, pero que, contentándose con poco, trabajan para necesitar menos, y no para tener más. Frase impactante que nos interpela: trabajar para necesitar menos. No para tener más, para consumir más. Síntesis perfecta de lo que significa la pobreza evangélica, que trae paz y alegría espiritual yconsecuentemente, paciencia y benevolencia para con los demás, convivencia suave, satisfacción del deber cumplido, anhelo de cumplir con el deber. Y estos bienes y virtudes conseguidos pasarán del ámbito individual y familiar, al social.

El segundo mal- el miedo a sufrir- es, dice el papa, “funestísimo, nunca lo deploraremos bastante”. Ciertamente que el papa aquí no se refiere a la naturalaprensión que el dolor, en especial al dolor físico provoca. Se refiere a la inclinación por el placer, por vivir sin ningún estorbo, ninguna preocupación, ningún sacrificio ni renuncia. Pensemos en la sociedad hedonista del siglo XXI que mata a los niños porque les resulta un lastre para disfrutar de la vida; a los viejos por que ya no pueden producir, etc. “Rechazar el dolor, la adversidad,pervierte el alma”. Durísimo el papa León. El desenfrenado deseo de placer hace que el carácter flaquee, “que sucumba abyecta y miserablemente”. Recordemos cuántas veces hemos oído decir: el dolor no tiene sentido. Pues bien, el papa nos propone, para remediar el deseo desenfrenado de una existencia cómoda, meditar los misterios de la pasión del Señor: abatido hasta tal punto que sudaba sangre,...
tracking img